Pesca: Sauce Grande cautivante

Luis Ventimiglia / Pescador apasionado

El domingo luego de almorzar emprendimos viaje representando al Cocodrilo Fising Team en esta oportunidad Carlos Sosa, Carlitos Crisci, Daniel Villar y yo; esos largos 620 kilómetros hacia Monte Hermoso, ciudad balnearia, invitados por el guía Lisandro Kappes (celular 2915082004), donde relevaríamos la Laguna Sauce grande, mítica por sus pejerreyes y su entorno de juncos.

Llegamos tipo 20:45 y ya Lisandro tenía el fuego prendido, colocamos la carne que nos provee carnicerías Cer-2 y mientras charlábamos de la laguna, y nos mostraba sus instalaciones (Lisandro además de la guiada ofrece unos dormis espectaculares con su atención tanto como para la cena como, para el desayuno. Una atención personalizada que hace junto a su mujer). En verdad un lugar donde te hace sentir como en tu casa.

Mientras cenábamos viendo el partido, lo acribillamos a preguntas sobre lo que nos íbamos a encontrar al otro día.

Nos decía, que el momento en que fuimos, era el de transición entre linda temperatura y primeros fríos, por lo que el pejerrey todavía aclimatándose, comía con desgano. Así que debíamos estar atentos, y en cada pique dejarlo comer.

Luego de dormir como dioses, supercalentitos, nos despertamos con el aroma al café de leche, tostadas, miel, manteca y dulces, para desayunar muy bien; y tipo 9 de la mañana nos dirigirnos a la Laguna.

Luego de hacer el rol de embarque, subimos al semirrígido (una nave de 8,60 metros, potenciada por un Yamaha 90) que es tremendamente cómodo para pescar, y sin más navegamos unos 20 minutos hasta llegar al lugar elegido por el guía. Lugar del cual nos moveríamos solo 1 hora antes de salir del agua, solamente para ver si dábamos con el matungo del día.

En el lugar elegido comenzamos a pescar, con carnadas muy grandes y dejándolos comer. Durante 4 horas pescamos sin parar (solamente 20 minutos para degustar la picada), y lográbamos pejerreyes de 35 a 45 centímetros, muy malos, peleadores y desconfiados, con pesos desde 300 a 700 gramos. Una pesca que ya era de elite.

Luego de divertirnos pescando esos torpedos, y ya casi con la cuota totalizada, nos dirigimos a los juncos a tratar de lograr el trofeo y nos gratificó la laguna (gracias a la experiencia de Lisandro) con 2 lindos pejes: 1 de 900 gramos y otro de 1,15 kgrs que logró Carlos Sosa. Tremendas corridas a velocidades increíbles y peleando como titanes; en verdad un momento mágico.

Nos contaba el guía que en unos días más, todo el pescado se recostará sobre los juncales, y se logran muchísimos de estos trofeos que llegan hasta 2,5 kgrs.

Lo que nos sorprendió al navegar, que los 15 a 20 minutos que tardamos desde el lugar de embarque hasta el lugar de pesca, saltaban miles de pejerreyes (literal) de todos los tamaños. La laguna esta que explota mal de pescado. Es increíble, y en más de 30 años de pesca jamás había visto tanta cantidad saltar. Un espectáculo único.

Luego de estas dos bestias, y con la cuota completa, volvimos al pesquero a realizar las notas para nuestro canal de Youtube y sacar las fotos de rigor.

Sinceramente pasamos uno de los días más lindos de pesca de los últimos tiempos.

Todos nuestros reels están cargados con productos grilon.

Agradecemos a quienes nos hacen posible poder seguir viajando y relevando estos lugares mágicos por toda la provincia de Buenos Aires: Cer-2 carnicerías, Grupo Ferrari  Spataro construcciones, frutos del bosque, Centro Integral del Envase, Vinoteca Bacos, Crespi Suan , Optica Boero , la Nueva Babilonia y  Pinturería Martínez.

Seguinos en Instagram, Facebook y suscribiste a nuestro canal de YouTube para ver todos nuestros videos.

Un Abrazo pescador.

 

Noticia patrocinada por

Deja un comentario