SANIDAD ANIMAL: Actualización del sistema de vigilancia y notificación de enfermedades animales

La Resolución 153/21 brinda criterios y herramientas que optimizan el proceso de denuncia ante el Senasa por parte de los actores involucrados.

Con la publicación en el Boletín Oficial de su Resolución 153/2021, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) actualizó su Sistema Nacional de Notificación de Enfermedades Animales, una herramienta fundamental que recopila la información necesaria para delinear estrategias sanitarias para prevenir, controlar y erradicar enfermedades animales.

La normativa contempla criterios y herramientas actuales para la notificación de enfermedades animales y su registro para facilitar y optimizar dicho proceso y disminuir el grado de sub-notificación.

Numerosas enfermedades que afectan a los animales tienen impacto en la producción ganadera, en la salud animal y pública y en la conservación de la biodiversidad. En consecuencia, la notificación de enfermedades animales constituye un requisito indispensable para el reconocimiento de los sistemas sanitarios y para el acceso y sostenimiento de los mercados internacionales de productos y subproductos argentinos.

Además, la República Argentina, como país miembro de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), tiene el compromiso de comunicarle la aparición de enfermedades notificables, así como también a los países con los que comercia animales y productos derivados.

La nueva resolución enumera, en diferentes listas, aquellas enfermedades sobre las cuales el Senasa debe recabar información. La primera lista incluye a las enfermedades de notificación inmediata, algunas de ellas ausentes en la República Argentina como fiebre aftosa, peste porcina africana o influenza aviar; otras con alto impacto en el comercio internacional; y otras presentes, con importantes consecuencias en la salud animal y/o humana, como rabia paresiante o carbunclo.

Además de listarse los nombres de las enfermedades y sus agentes etiológicos, la Resolución menciona los signos clínicos principales de cada una, de manera que veterinarios/as privados/as y productores/as puedan conocer en qué situaciones deben dar aviso al Senasa.

Al recibir la notificación de una sospecha sobre la ocurrencia de una enfermedad de notificación inmediata, el Senasa es responsable de aplicar las medidas de prevención y control necesarias para evitar su dispersión, hasta descartar o confirmar su presencia. En caso de confirmarse, se deben implementar además las medidas sanitarias correspondientes para controlar la enfermedad lo antes posible y minimizar las consecuencias negativas en la producción, en la salud animal y humana y en el comercio internacional.

A partir de esta actualización, se espera poder incrementar la recopilación de información necesaria para delinear estrategias sanitarias para prevenir, controlar y erradicar enfermedades con impacto en la producción ganadera, la salud animal, la salud pública y la biodiversidad.

Para notificar la sospecha de una enfermedad detectada en animales, se pueden utilizar los siguientes canales:

En las oficinas del Senasa–comunicándose personalmente o por teléfono. A través de la app “Notificaciones Senasa”, disponible en Play Store. Enviando un correo a notificaciones@senasa.gob.ar.

La actuación inmediata permite minimizar las consecuencias, optimizar la intervención y controlar enfermedades antes de que se diseminen.

 

Noticia patrocinada por

Deja un comentario