INOCUIDAD ALIMENTARIA: Aspectos a tener presente al momento de elegir alimentos seguros para el consumo

Adoptar determinadas conductas e incorporar ciertos saberes, son elementos determinantes a la hora de tomar correctas decisiones frente a la góndola.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), detalla los pasos que debemos seguir al momento de seleccionar los productos que hacen a nuestra alimentación, siendo determinante y esencial que cada consumidor pueda, en función de sus propios conocimientos, seleccionar y consumir productos seguros e inocuos.

Es así que a continuación nos detenemos en determinados aspectos, que en ocasiones suelen pasarse por alto, pero que son muy importantes a la hora de elegir alimentos seguros.

En primer lugar debemos detenernos y pensar en el modo que vamos a organizar nuestra compra. La planificación sobre qué productos vamos a adquirir es el primer paso.

Una vez en el lugar, es importante que se deje para el final la compra de los alimentos congelados y perecederos –como leche, quesos, pescado y carnes– esto es muy importante ya que debemos evitar que se interrumpa la cadena de frío. Siguiendo en esta dirección  es clave no colocar en el mismo lugar la comida preparada y caliente con los productos frescos o congelados. También, se debe evitar que los alimentos (preparados o crudos) entren en contacto con los productos de limpieza.

En segundo lugar, es importante conocer los siguientes tres puntos, al momento de seleccionar alimentos seguros:

  • Cuando compren carne bovina, aviar o pescado, verificar que las carnes se encuentren en envases perfectamente cerrados, sin pérdidas de líquidos que puedan contaminar otros alimentos. Adquirir pescado con buen olor, consistente al tacto y sin deformaciones o aplastamientos; el abdomen no debe estar hinchado; los ojos deben ocupar toda la órbita y las escamas deben estar bien adheridas. En caso de que estén envasados verificar su rotulo, el cual debe contener los datos del fabricante o productor, número de lote y fecha de vencimiento.
  • Cuando compren frutas y verduras, chequear que los productos no presenten golpes, magulladuras o putrefacción: las frutas y verduras deben presentar la forma, frescura, textura, firmeza, aroma y color, en su estado original.
  • Cuando compren lácteos, verificar su rótulo y constatar su fecha de elaboración y vencimiento, además de que no se haya interrumpido la cadena de frío y que los envases estén cerrados y sin ningún tipo de golpe, abolladura o deformación.

Finalmente es importante tener presente el aspecto general del alimento, tomarse un tiempo más y asegurarse de que no tengan mal olor, colores dudosos o sabor ácido, estos son los primeros indicadores de que un alimento se encuentra en mal estado.

Prensa Senasa

 

 

 

 

 

Noticia patrocinada por

Deja un comentario