MARTÍN COGGI Y SU RETIRO DEL BOX: «PROMETO QUE ES LA ÚLTIMA»

El nacido en Brandsen decidió colgar los guantes definitivamente. Martín Coggi se retiró del box con su padre en el rincón y con una promesa a su madre.

La última derrota de Martín «Principito» Coggi en Hurlingham marcó un antes y un después en una carrera que sí tuvo altibajos, pero a la que nunca le faltó pasión. Ser hijo de tamaño campeón como Juan Martín «Látigo» Coggi no es cosa sencilla, y mucho menos cuando la misma pasión abraza a ambos. Los 37 abriles entre cuadriláteros, guantes, consejos y sacrificios fueron suficientes para que Martín le cumpla su palabra a mamá Alicia: «Ma, te prometo que fue la última», le dijo a los ojos.

A la hora de repasar los sucesos de su larga carrera, Martín eligió en varias ocasiones la noche de gloria de noviembre de 2008 cuando venció al mendocino Héctor Vilchez. Dijo quien le admitió a Olé, que sintió que era ex boxeador en plena pelea: «En el 7° round de la pelea con Córdoba, llego al rincón, miro a mi viejo y me hablaba, y yo, como que no lo escuchaba. No por un golpe, sino porque en ese momento en mi cabeza estaba pensando que era la última. Ahí me retiré, y pensé que me quedaban nueve minutos de la vida que siempre soñé y tuve la suerte de recorrer. Disfruté esos nueve minutos y toda mi carrera, todo lo que hice. Logré una autosuperación y llegar más lejos de lo que todos creían. Ese sábado se terminaron 40 años casi ininterrumpidos de un Coggi en los medios. No fui campeón del mundo como mi viejo, pero el hecho de que el apellido esté en los medios, llamando la atención, es muy grosso. Son 40 años…»

El dueño de la frase «Mi guardería fue el Luna Park, tirando piñas con guantes… ¿Qué iba a ser? ¿cirujano?», cerró su carrera rodeado de glorias como su padre y Marcelo Domínguez en el rincón, pero siempre pensando en su hermana y, sobre todo, en su madre:» no dude en decirle que, básicamente, iba a dejar de sufrir».

Ahora será el tiempo de nuevos rumbos como el de la actuación que tanto le tira, o de consolidarse en otras facetas como la de comentarista o coach de actores (tal como lo hizo para la serie Monzón). Martín pudo realizar la carrera que pudo y se nota que la disfruto. Nunca pasó desapercibido, siempre honró el apellido y le enseñó a los que hablan por hablar lo que es levantarse tras un frustrante KO. Martín Coggi, el «principito», le dijo adiós al ring como llegó, rodeado de su familia y con el apoyo de los suyos.

Créditos: INFOCIELO

Noticia patrocinada por

Deja un comentario