Solicitada

Hola vengo a hacer mi descargo por este medio, de lo que ya es de público conocimiento y quiero que sepan la verdadera versión de los hechos, para empezar yo ya me contacte con MATEO COLICH (le mande un mensaje el cual no contesto aun y lo llame varias veces sin poder comunicarme) que es el real damnificado con todo esto, yo NO MATE a su perro, ni jamás mate a ningún perro, si quieren los invito a visitar mi casa y que vean como tengo a mis 2 perros (los cuales adoro), ya con eso van a ver que de lo que me acusan es una mentira.

Yo formo parte de un grupo de WhatsApp en el cual le quise hacer una broma (de hecho, de muy mal gusto) a uno de sus integrantes, reconozco haber hecho esa broma, joda o estupidez como más le guste llamarlo, jamás tomé dimensión de lo que eso podía causar en MATEO, en sus allegados y en la sociedad, realmente estoy arrepentido de eso, pero vuelvo a repetirlo YO NO MATÉ a este perro, ni jamás a ningún perro.

Y viéndome escrachado socialmente por un hecho que yo no cometí, me dirigí a la comisaria de Ranchos (lugar donde resido) a exponer que estoy abierto y dispuesto a someterme a cualquier tipo de investigación la cual crean pertinente para corroborar que yo NO SOY AUTOR de lo que se me acusa, al no poder realizar una exposición legal, porque no se puede, hasta llegar a una instancia judicial, realice una denuncia contravencional para que todo esto llegue a una instancia judicial y para que, quien tenga alguna prueba fehaciente de lo que se me acusa pueda presentarla sin ningún drama, además para que puedan someterme a la investigación que sea necesaria y puedan corroborar que lo que digo es LA VERDAD.

Pido nuevamente disculpas a MATEO COLICH por la broma estúpida que hice y con eso herir susceptibilidades, no fue mi intención herir emocionalmente a nadie, y jamás tome dimensión de lo que esto podía causar, y creo haber pagado el precio del escrache recibido.

Fernando Pengsawath

Facsímil de la exposición

Noticia patrocinada por

Deja un comentario