Familia que intentó ocupar una vivienda denuncia agresión policial

Durante este fin de semana se produjeron algunos hechos lamentables, con grandes connotaciones de violencia. Uno de ellos, tuvo lugar cuando una familia intentó ocupar una vivienda del “Plan Federal”, conocidas como las “casas amarillas”, ubicadas en las calles Rivadavia, Betbezé y Villafañe Casal.

En dicho barrio, se encuentran en construcción desde hace unos diez años, 72 viviendas, las cuales se promete que serán entregadas antes de fin de año.

Debido a la escasez de viviendas para alquilar, y principalmente de recursos para solventar los inmensos gastos que esto genera, por parte de muchas familias del distrito; una joven pareja junto a sus hijos decidieron entrar por la fuerza en una de estas residencias. Cuando las autoridades policiales se enteraron, enviaron a efectivos a interiorizarse de la situación, aunque poco después todo se vería empañado por un supuesto abuso de poder por parte de la policía.

Florencia Herrera, es quien junto a su esposo tomaron la vivienda, y decidió contar a través de su cuenta de Facebook, el momento vivido, no sin dejar en claro que es consciente de que su accionar  no fue el correcto, como tampoco lo fue el de las autoridades: “quiero que quede claro que yo entiendo que hice mal, pero esa no era la forma. Y no estoy en contra de la policía que llegó primero que intentó arreglar la situación siempre con respeto,  solo en contra de este señor que me agredió”, remarcó a este medio.

La Publicación fue la siguiente:

Lo voy a contar yo porque como es de esperarse van a decir solo la parte que les conviene. Tengo una semana para dejar la casa que estoy habitando. Hace dos semana estoy pidiendo ayuda al municipio y no me dieron bola (me pagaron un alquiler pero cuando les dije que tenía que dejar acá, me dijeron que tenía que buscar otra cosa, les dije que si encontraba algo yo no tenía plata, para lo que me pidieran para entra, yr me dijeron que me averiguaban qué podían hacer y dos semana que no tengo respuesta. Anoche con mis hijos y mi pareja nos metimos en una de las casitas amarillas esperando que alguien nos escuche y nos dé bola. Yo entiendo perfectamente que lo que hice estuvo mal pero estaba peleando un techo para mis hijos, para no quedar en la calle, y seguramente el que tiene hijos me va a entender (no cuento con trabajo para pagar un alquiler mi marido es albañil y lo que gana es lo que usamos en el día). Cuando llegó la policía (al chico lo conozco se apellida Migone y otra policía mas que no se su apellido porque me lo dijo pero lo olvidé) muy respetuosos los dos, me tomaron los datos, me dijeron por qué lo hacía, les dije que yo entendía que ese era su trabajo pero yo estaba peleando un techo para mis hijo. Me dijeron que iba a venir alguien a dialogar de la muni, les dije que no había problema. Al rato me dicen si estoy de acuerdo en que venga el comisario a dialogar, les dije que sí que siempre y cuando ellos respeten yo los iba a respetar. En eso veo que llega una camioneta blanca particular se baja un hombre vestido de civil sin barbijo (quiero aclarar que mis hijos mi pareja y yo teníamos barbijo puesto) y otro policía uniformado con barbijo, se dirigen a donde estábamos nosotros y sin mediar palabra alguna empiezan a forzar la puerta y se meten , nos agarran nos pegan (el señor de civil me pego en la nuca y me agarró a la fuerza para sacarme), nos zafamos y nos metimos en la pieza peleando en la puerta de la pieza ellos dos haciendo fuerza para entrar y nosotros teniendo la puerta para que no entren porque estaban mis hijos,(la policía que había llegado primero les dijo que no, que estaban los nenes, pero les dijeron que salgan afuera). Este señor seguía amenazando y golpeando la puerta y ventana para poder entrar a sacarnos, sin importarle que mis hijos estén gritando (en ese momento sentí que no salía con vida de ahí por la forma en la que el violento este nos trató se ve que siempre tuvo un techo y que no tiene hijos) llamé amigos para que nos ayuden porque la situación se había salido de control, y gracias a ellos pudimos salir sin que nos lastimen (más todavía) porque a este señor lo único que quería era lastimarnos y una persona así de violenta no tendría que tener el cargo que tiene . Repito que yo estuve mal en meterme pero no era la forma, la violencia nunca es la forma, y en ningún momento trató de dialogar con nosotros o de entender nuestra situación de que estamos prácticamente en la calle, que en una semana tengo que salir de acá y no tenemos dónde ir. Y me parece re injusto que la municipalidad teniendo 72 viviendas para hacer política no nos den una para que no tenga que andar rodando con mis hijos de acá para allá, y encima digan que puedo vivir en un galpón de chapa porque según ellos, si vamos a lo que es, en todos lados voy a pasar frio. No importa lo que se diga de mi porque estoy acostumbrada pero no voy a dejar que esto quede así porque ni esa persona ni nadie tiene derecho a golpearme ni a violentarse así conmigo y con mis hijos”.

Noticia patrocinada por

1 COMENTARIO

Deja un comentario