Las mujeres, la plaza y la peligrosa indiferencia del poder

Hace casi una semana que un grupo de mujeres de diversas edades se manifiestan en las calles de nuestro pueblo por hechos de violencia doméstica. En medio de una suba inquietante en las estadísticas de abusos contra la mujer, el poder político, judicial e institucional se toma un parsimonioso tiempo para atender el reclamo. ¿Es tan difícil que algún representante del poder las reciba y les de las garantías que se respetarán los procesos? ¿Es tan imposible que las instituciones demuestren que la igualdad de género y la violencia doméstica van más allá de una frase, un afiche, un slogan o una oficina para generar algún que otro cargo?

Con valentía, las mujeres en las plazas y en las calles han dado muestras, la historia reciente del país lo demuestra, que pueden sacudir las estructuras por más poderosas que sean o se crean. El “ni una menos” debe ser escuchado y atendido como corresponde, con la seriedad que se merece y sin especular con que el tiempo diluya el reclamo.

No siempre “todo pasa” y aquí hay una llama encendida con probabilidades de expandirse en cualquier momento.

Raúl Fernando Uribarri

Noticia patrocinada por

6 COMENTARIOS

  1. Deben ser escuchadas, es una vergüenza, que no las atiendan, siempre estos casos los dejan, y dejan, después quieren hacer algo!!! Y ya es tarde!!! Sigan, sigan marchando.

  2. El reclamo será justo no lo dudo, pero debido a la situación del sistema de salud no me parece la manera, las vi amontonadas no a 2 mts de distancia, esa marcha perjudica a mucha gente, mujeres incluso q trab en el sistema de salud, restringen el trabajo de la gebte, de los comercios poniendo q entre solo 1 o 2 y en la marcha son 200 o más amontonadas, una falta de empata hacia el pueblo completo, reproduciendo casos por doquier, poniendo en peligro a muchísima gente

    • En cualquier comercio de nuestro pueblo, afuera, se amontona la gente igual…
      Acá lo que se busca son respuesta, que sentadas en nuestras casas no llegan…

  3. APOYO LA LUCHA, SIN DUDA ALGUNA.!!.No voy a la marcha porque me da temor en éste momento de pandemia no solo a nivel individual por convivir con la madre de 88años y no puedo exponerla al mínimo riesgo,,y además pretendo ser coherente con los pedidos y reclamos que hacemos al respecto de los cuidados y ayudar al sistema y personal de salud ..Seguramente como yo habrá muchisimos que quisieran acompañar y tienen temor. Más allá de los personal acompaño en el digno reclamo al respeto de las mujeres y sus derechos,. Ojalá la justicia también las escuche y quienes ejercen la violencia física, simbólica o psicológica sobre cualquier persona visualice su problema, solicite ayuda a profesionales y no se permita caer en una de las peores categorías del ser humano: genear daño en el otro, violentar los derechos y la vida.misma. Nuestro acompañamiento más allá de no poder estar presente en la marcha!!!

Deja un comentario