Berni quiere disolver la Policía Local y agrava la tensión con los intendentes

Esa policía creada por Scioli a medida de los alcaldes del Conurbano fue el germen de la protesta.

Todavía resuenan en el Conurbano los ecos de la revuelta de los efectivos de La Bonaerense. A una semana de un conflicto inédito que llegó a las puertas de la quinta de Olivos, la polémica ahora se posa sobre la Policía Local, el sector de la fuerza que fue el germen de la protesta.

En las últimas horas, Sergio Berni aseguró que disolvería ese sector de La Bonaerense creada por Daniel Scioli de cara a su candidatura presidencial de 2015. Sin embargo, choca con los intendentes que buscan retener el control esos efectivos de proximidad.

«No va a haber más Policía local», aseguró Berni hace algunas horas en TN y explicó que esos efectivos seguirán trabajando en la fuerza siendo profesionalizados.

En la misma entrevista, dejó en claro que él es quien maneja a la policía y no los intendentes. «Eso no lo digo yo, lo dice la Constitución de la provincia de Buenos Aires», dijo.

Existen varios motivos por los cuales se afirma que la Policía Local fue quien motorizó la protesta policial de la semana pasada. Entre ellos se afirma que son los hombres y mujeres más jóvenes de la fuerza y que por ello no responden a la estructura tradicional de La Bonaerense.

Otros afirman que son quienes tienen los salarios más bajos de la fuerza y que el malestar en esas capas bajas venía creciendo.

También se afirma que la fusión entre la Local y La Bonaerense nunca funcionó bien toda vez que los efectivos de proximidad son considerados sin formación y apodados «Pitufos» por el color del uniforme que tuvieron durante la era Scioli.

La Policía Local fue creada en 2014 a medida de los intendentes del Conurbano. Eso explica que a una semana de la revuelta, Martín Insaurrade, líder de los intendentes peronistas saliera a plantear este viernes la necesidad de que Kicillof fortalezca la esa fuerza dentro de La Bonaerense.

«Los vecinos quieren que se fortalezca la Policía Local, es fuerza de cercanía y de proximidad», dijo el intendente de Lomas de Zamora a radio La Red. No es la expresión de un líder municipal en solitario, por el contrario, Insaurralde es la voz de varios intendentes que articulan desde el PJ bonaerense.

El problema de fondo es que Policía Local choca con la centralidad por la que pelean todos los ministros de Seguridad. Su creación se debe a un Gobernador que transitaba sus últimos meses de mandato y estaba convencido de tener el camino allanado a la Casa Rosada.

Con la llegada de María Eugenia Vidal a la gobernación, Cristian Ritondo se encontró con una fuerza de unos 20.000 efectivos que portaba armas de fuego y que contaba con apenas tres meses de entrenamiento. «No saben tirar, no tienen vocación ni actitud. Creen que son empleados municipales. No sólo no pueden proteger a la población sino que son un peligro para ellos mismos», decía Ritondo a poco de llegar a la cartera más caliente del gobierno bonaerense.

De inmediato, Vidal frenó los egresos esa fuerza dejaría de sumar efectivos. De a poco, los agentes que patrullaban en parejas las zonas territoriales que definían los intendentes pasarían a fundirse con La Bonaerense y sus distintas ramas.

Eso generó alguna tensión entre Vidal y los intendentes del Conurbano que son quienes conocen de cerca el territorio y que quieren poder definir dónde y cómo deben patrullar esa policía de proximidad.

Incluso, en 2016 un grupo de intendentes encabezado por Insaurralde había presentado un proyecto en la Legislatura bonaerense pidiendo el traspaso de la fuerza local a los municipios. El proyecto nunca avanzó.

Créditos: La Política Online

Noticia patrocinada por

Deja un comentario