El Verdinegro recibirá a deportivo con varias modificaciones en el equipo

En el año 2017 ocurrió una tragedia en el fútbol liguista, cuando el arquero de Las Mandarinas, Marcelo “Rulo” Illarra se descompensó mientras se disputaba el encuentro y finalmente falleció camino al Hospital. A partir de ese momento, desde la Liga Chascomunense de Fútbol reforzaron los controles en cuanto a salud de los jugadores, solicitando de manera obligatoria un apto físico (con los correspondientes estudios de rigor), sin el cual no podían disputar los encuentros oficiales.

Debido a que cada uno de los jugadores debe hacerse cargo de realizarse los estudios, más allá de que a nivel local el Hospital Campomar lo realiza de manera gratuita de no poseer obra social, muchos no se pusieron al día con la reglamentación en el presente año, lo que dificulta el armado de las formaciones para los directores técnicos del Club Atlético Ranchos.

En tal sentido, Alejandro Gómez explicó que están “complicados con el apto físico de todos los jugadores”, reconociendo que sí hay quienes han cumplido con la presentación del certificado, pero de todas maneras “estamos complicados con el armado. No estaba en los planes… Está más estricto todo”

Más allá de esta dificultad, que no es exclusividad del club local, sino que es moneda corriente en todos los equipos que integran la Liga, están preparados para recibir a Deportivo Chascomús en el Estadio “José Luis Brown”.

“Hemos entrenado toda la semana, no bajamos de 45 jugadores en ningún momento, así que estamos a pleno”, consideró Gómez, que debido a que los pronósticos del tiempo no son muy alentadores, sostiene que “va a haber un montón de modificaciones, si jugamos este domingo”.

“Uno entrena y prepara algo, y por papelerío y otras cosas se va distorsionando el equipo que uno quiere”, se lamentó Alejandro Gómez.

 

 

Noticia patrocinada por

Deja un comentario