CPA informa: «El tabaco, una amenaza para el desarrollo»

Todos los años la OMS propone un lema, este año el lema  es: «El tabaco, una amenaza para el desarrollo»

 Magnitud del problema

Todas las instituciones científicas y académicas relevantes en el mundo reconocen el daño a la salud que genera el humo de tabaco ajeno. En la Argentina la exposición al humo ajeno es de las más elevadas de la Región.

  •  El consumo de tabaco es la principal causa de muerte prematura evitable en el mundo.
  • Es responsable de 5.000.000 de muertes anuales y 13.500 muertes por día, en el mundo.
  • En Argentina mueren 40.000 personas al año por enfermedades provocadas por el consumo de tabaco, de las cuáles 6. 000 fallecen a consecuencia de la exposición involuntaria – fumador pasivo- al humo ambiental de tabaco H.A.T.
  • En la actualidad 3.500 000 personas consumen tabaco en nuestro país
  • La OMS estima que existen alrededor de 1.300 millones de fumadores en el mundo de los cuales 800 millones viven en países en desarrollo, lo que representa cerca de un tercio de la población global de 15 años de edad.
  • Por día empiezan a fumar 500 jóvenes, siendo la edad de inicio cada vez más temprana (entre los 13 y 14 años) y 100 fumadores mueren al día en la Argentina por causa del tabaquismo, gastándose 12 millones de $ al año para la atención de patologías derivadas y asociadas del tabaquismo.
  • La nicotina es la sustancia adictiva con altas propiedades dependígenas. Es una droga legal, con alta tolerancia social que produce una adicción, la de más fácil instalación y sobre la que hay menor conciencia poblacional en relación a los efectos nocivos tanto para el fumador activo como para el pasivo o involuntario.
  • El humo del tabaco, tiene  más de 4.000 componentes de los cuales más de 50 son sustancias que producen cáncer.
  • La O.M.S. en el Convenio Marco para el Control del Tabaco, instrumento jurídico regido por el derecho internacional y obligatorio, que es el primer tratado mundial de salud pública.

Los objetivos de este convenio son proteger a las generaciones presentes y futuras contra las devastadoras consecuencias sanitarias, sociales, ambientales y económicas del consumo del tabaco  y de la exposición al humo ambiental, basados en el que el humo ambiental de tabaco mata y hace énfasis en la salud de los no fumadores a la exposición del humo, generando un ámbito laboral seguro.

Además proporciona un marco normativo  para la aplicación de medidas de control del tabaco, a fin de reducir su consumo y la exposición al humo de tabaco

La OMS en este tratado  afirma que el goce del grado máximo de salud que se pueda lograr es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano sin distinción de raza, religión e ideología política o condición económico-social

La OMS insta a los países a priorizar y agilizar los esfuerzos realizados para luchar contra el consumo de tabaco en el marco de las medidas relacionadas con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Todos los países pueden beneficiarse de la lucha eficaz contra esta epidemia, principalmente protegiendo a sus ciudadanos contra los efectos dañinos del consumo de tabaco y reduciendo su impacto económico en las economías nacionales.

El objetivo de la Agenda para el Desarrollo Sostenible y sus 17 metas mundiales es garantizar que «nadie quede desatendido».

La lucha antitabáquica, que está incluida en la Agenda para el Desarrollo Sostenible, es una de las formas más eficaces de contribuir al logro de la meta 3.4 de los ODS: de aquí a 2030, reducir en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles en todo el mundo, incluidas las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

  • Argentina cuenta con la ley 26.687, ley de Control del tabaco, la que regula la publicidad, promoción y consumo de los productos elaborados con el tabaco, y la  provincia de Buenos Aires cuenta con la ley 13894.

La ley nacional regula en forma más estricta los términos de control de tabaquismo.

 

Noticia patrocinada por