AUTOMOVILISMO

Rally Mar y Sierras: Ayacucho marcó el cierre del 2018

Culminó la temporada 2018 de la categoría, con una gran jornada de domingo, donde se completaron los nombres de los campeones de esta temporada.

Comenzando por orden, de mayor a menor, en la clase Maxi Rally, Ariel Robbiani rubricó lo hecho durante toda la temporada y se quedó con el título, el tercero en el Mar y Sierras y el primero, desde que corre con un Maxi Rally. Robbiani llegó a esta última cita como puntero en el certamen y ayer Rodrigo Disalvo, su rival en el campeonato le había descontado, tras ganar la primera etapa, donde el puntero del certamen fue sancionado con 5 segundos de penalización, lo mismo que en otras ediciones se lo había penalizado a otros pilotos que cometieron la misma falta en ese sector, por no respetar el recorrido de la Prueba Súper Especial. Disalvo, en desacuerdo con la sanción contra Robbiani, por parecerle escasa, retiró su auto de Parque Cerrado, haciendo abandono de la carrera y de esta forma automáticamente Robbiani se transformó en el campeón, más allá del resultado, porque el piloto de Chillar abandonó en la primera especial de la jornada por la rotura de la planta impulsora de su Citroen DS3.

En cuanto a la carrera fue para Enrique Adrogué, logrando su primer triunfo sobre su VW Gol Maxi Rally y cerrando de la mejor manera la temporada 2018.

En la Clase Junior la victoria quedó en manos de Pablo Carcano, a bordo de un Renault Clio. El campeonato fue para otros tandilenses, los Besoy, Carlos entre los pilotos y Ricardo de los navegantes.

Carlos Murrone cumplió con lo que debía hacer, ganar, pero no sólo de eso dependía sus posibilidades de título, sino también de que Luciano Goicoechea no sumara muchos puntos, y en esto el lavallense no le dio el gusto, lo escoltó en la clasificación y se quedó con la corona entre los protagonistas de esta clase, su navegante, Juan Agustín Figueroa, se coronó entre los navegantes.

Por el lado de la A Light, la alegría viajó a Chascomús de la mano de los Dospital, que marcaron el 1-2, y además Gastón fue quien se adjudicó el campeonato, como antes de largar lo había hecho su navegante, Alan Porcel. En una carrera que había sido liderada por Gonzalo Teruel, hasta que tras largar en la última P.E, su VW Gol no quiso más y lo dejó, como otras tres veces a lo largo del año, sin la posibilidad de triunfo en el último parcial, tras ir liderando. Para Sergio (junto a Braian Ferreyra), además del campeonato de su hijo, se dio un gran regreso, ya que no corría desde la tercera fecha, donde había sufrido un fuerte vuelco. Juan Saraleguy culminó el año con un nuevo podio.

Otro ayacuchense logró alcanzar un campeonato en esta temporada, fue Daniel Reyes que se quedó con la A Histórica, para la gran alegría propia y de todo el equipo, ya que venía de perder sobre el final, dos campeonatos en la ZM. La clase la ganó Alan Kerlin, navegado por Nicolás Bacigalupo), completando un excelente fin de semana, siendo categórico y dejando poco para el resto.

“Muy exigente, un camino muy técnico, hermoso trazado. Pudimos ganar, hicimos una diferencia importante el sábado y hoy no salimos a especular, seguimos al mismo ritmo y pudimos ganar”, expresó el ranchero.

Reyes fue segundo en la carrera y Enrique Tetaz ocupó la tercera posición, ¿marcando el final de su carrera automovilística?

El trofeo mayor de la N3 quedó en manos de Alfredo Davila, tanto el de la carrera, como el del campeonato. El  “Paisano” logró un muy disputado campeonato, donde se alternaron en la cima de la tabla anual con Daniel Muñiz. Matías Márquez fue quien se fue vencedor, en cuanto al certamen anual de los protagonistas de la butaca derecha.

La N2 brindó un espectáculo apasionante, que vale la pena detallar. Fran Sanz obtuvo su primer campeonato, tras imponerse en este Gran Premio Coronación. Pero la última especial fue para aplaudir de pie, porque el bragadense lideraba por 5.4 seg, sobre Mario Llinas, antes de largar la última P.E, pero si el necochense lograba ganar ese último parcial por más de esa diferencia, se llevaba los puntos del Power Stage, ganaba la etapa y la general, por lo que pasaba a obtener el título por un punto de ventaja. Y como todos nos esperábamos, se exigió al máximo en los últimos kilómetros de carrera y por tan sólo un segundo no alcanzó, lo que hubiese sido una verdadera hazaña. Es para no cansarse de felicitar a estos dos grandes exponentes de la divisional, que fue la más pareja de la categoría durante todo el año, teniendo carreras como la detallada recién, durante todo el a2018. En su temporada de consagración, Fran Sanz logró la madurez necesaria del lado del volante para tener este tipo de cierre de carreras, en eso mucho también tuvo que ver su navegante, el experimentado Pablo Bertinat, que se volvió con el primer puesto final en el campeonato.

Marina Goicoechea alcanzó la consagración en la N1, algo que se le había escapado por muy poco el año pasado. La lavallense se fue transformando en la piloto a vencer de la clase en los últimos años y esta temporada afirmó ese crecimiento en la faz conductiva obteniendo el campeonato, ganando el Gran Premio Coronación, sin chances de especular, ya que no le era necesario ganar para lograrlo, pero igual salió al todo o nada. Daniel Pérez, le aportó su experiencia del lado del acompañante y ambos se volvieron con el 1 para el próximo año. Diego Scigliano terminó un muy buen 2018, su mejor año en el rally, quedando en el segundo lugar del extenuante coronación ayacuchense. Juan Allegroni, tras una muy buena segunda etapa, quedó en el tercer puesto.

Premio al esfuerzo y al trabajo del día a día en el auto, para Sergio Tardella, que venía con muy buenos parciales, pero sin la oportunidad de poder completar un buen resultado. Esta vez, fue distinto, porque el representante de Pinamar pudo cerrar el año con una gran victoria. Juan Pablo Sansivero, campeón de la fecha anterior quedó segundo, Matías De Prado tercero y “Gory” Ciros cuarto.

Los Rancheros Oscar Ferreyra y Oscar Villano no pudieron finalizar la carrera en Ayacucho, faltando un rulo sufrieron la rotura del embrague. Por su parte, Pedro Pérez corrió con la misma suerte: tuvo que parar el auto, ya que no tenía presión de aceite.

Créditos: Rally Mar y Sierras Oficial

El pase de diapositivas requiere JavaScript.