RURAL

SANIDAD ANIMAL: La importancia del control de anemia en equinos

El certificado de anemia infecciosa equina es obligatorio para todos aquellos equinos que sean trasladados, o que participen de diversos eventos.

En virtud de que próximamente se llevará adelante la peregrinación a caballo hacia Luján, Senada informa que se estarán realizando controles sanitarios.

Agentes del Senasa realizarán controles y acciones sobre bienestar animal para cuidar la sanidad de los equinos que participen de la peregrinación.

El caballo es uno de los animales más representativos del imaginario cultural argentino. Nuestro país es conocido por la cría de este tipo de ganado, lo que ha generado que vastos sectores rurales estén tradicional y culturalmente cerca del caballo, pero no necesariamente de los conocimientos más elementales para proteger su salud.

Es por eso que el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) –organismo encargado de ejecutar las políticas nacionales en materia de sanidad y calidad animal y vegetal e inocuidad de los alimentos– recuerda la obligatoriedad de contar con un diagnóstico negativo de Anemia Infecciosa Equina  (AIE) para el traslado de los équidos (caballos, asnos, mulas).

La AIE Esta es una enfermedad viral que solo afecta a los équidos y que se transmite por la picadura del tábano y por la utilización de cualquier objeto cortopunzante que contenga sangre infectada.

La Peregrinación a Caballo a Luján congrega a miles de fieles que concurren desde municipios muy alejados de la provincia de Buenos Aires. Por tal motivo, es esencial la participación del Senasa para el control sanitario y del bienestar animal. En este contexto, los agentes del Organismo solicitarán el correspondiente certificado de AIE vigente a los équidos que arriben a esta fiesta.

En el marco de la campaña de comunicación difusión “Tomemos las riendas”, el Senasa recomienda que los peregrinos se informen antes de emprender el recorrido comunicándose al correo electrónico equinos@senasa.gob.ar, al teléfono (011) 4121-5411 o dirigiéndose a la oficina del Organismo más cercana.

ANEMIA INFECCIOSA EQUINA

La Anemia Infecciosa Equina (AIE) es una enfermedad retroviral de los équidos, que se caracteriza por signos clínicos agudos y/o crónicos recurrentes, que pueden incluir fiebre, anemia, edema y caquexia en algunos animales. Muchos caballos presentan signos leves o inaparentes en una primera exposición y son portadores subclínicos del virus. Es probable que los propietarios no noten la infección de sus animales, a menos que se realicen pruebas serológicas. Todos los caballos infectados, incluidos los asintomáticos, se convierten en portadores y son fuente de infección durante toda su vida.

La Argentina establece bajo Programa que los equinos sean evaluados para la AIE. La normativa oficial obliga a la realización de un test serológico previo al movimiento de equinos, debiendo ser negativo. Asimismo, se recomienda a los propietarios que implementen el test al ingreso de equinos a los predios, como así también, un test diagnóstico a la totalidad de los equinos del predio una vez por año, a los efectos de la detección de reactores positivos. El mismo tiene una validez de 60 días desde la extracción de la muestra.

Es importante destacar que no existe vacuna disponible.

Teniendo en cuenta la temporada de altas temperaturas, se vuelven a encender las alarmas por las enfermedades equinas transmitidas por algunas especies de insectos hematófagos como el tábano y el mosquito.

Durante esta época, el aumento de lluvias y la elevación de las temperaturas permiten que los vectores que transmiten el virus de la AIE y de las encefalomielitis equinas se multipliquen fácilmente.

Por tal motivo, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) recuerda a los productores equinos:

– Utilizar insecticidas y repelentes para el control del tábano en el animal y/o en el ambiente.

– Mantener buenas condiciones de higiene en el establecimiento.

– Realizar al menos dos veces al año diagnósticos de AIE y obligatoriamente antes de movilizar equinos.

– Verificar que alrededor del establecimiento no haya terrenos pantanosos o acumulación de agua, materia fecal o basura, que puedan favorecer la proliferación de tábanos y mosquitos.

– En caso de que los equinos se encuentren en zonas con espejos de agua y aves, vacunar contra encefalomielitis equina del Este y Oeste.

Créditos: Senasa