LA CIUDAD / LO MÁS LEIDO III

Dr. Roberto Byrne: “Lo que se dice no es real y lo que más me interesa es limpiar mi imagen”

Tras la gran repercusión que tuvieron las declaraciones de la ex Contadora del Hospital de Cañuelas, Evelyn Cantoni, la cual acusa al actual Director Médico del Hospital Campomar, Dr. Roberto Byrne de ser el “recaudador” de los médicos truchos que en dicha localidad cumplieron funciones; el propio cirujano salió a defenderse.

En una conferencia de prensa brindada en su despacho, Byrne aseguró que “si bien acá se conoció ahora, yo tengo conocimiento desde que arrancó el tema este de los médicos brasileros en Cañuelas, porque como todos, mirando la tele vi que me nombraban, y yo me desvinculé de Cañuelas en el año 2014. A partir de ese momento, un diario de mi pueblo (Carlos Casares) publicó “el Dr. Byrne el ‘recaudador’ de los médicos truchos”, entonces hay cosas para aclarar”.

En ese sentido , narró que “yo trabajé en el Hospital Mazetti de Cañuelas, desde diciembre de 2009 a octubre de 2014, y me desvinculé porque en el 2013 tuve un accidente y quedé seis meses invalido prácticamente o discapacitado porque me quebré la columna. Me reincorporé y no podía seguir trabajando porque es un hospital 4 o 5 veces más grande que este. A pesar de la requisitoria del Intendente de ese momento, Gustavo Arrieta, de que continuara en el cargo, no pude, así que me reincorporé en buenos términos”, aclara.

“Del 2009 al 2014, la Contadora Cantoni, que es quien me nombra, ella ya estaba en el hospital y cuando me voy ella quedó. Después me enteré por los medios que tuvo un problema con el intendente o el municipio y que ahora está con licencia psiquiátrica desde hace dos años. No tuve nunca más contacto con ella, ni tuve nunca problemas”, por lo cual no se explica el motivo de sus declaraciones, las cuales al parecer, fueron solo mediáticas, y no se vieron replicadas en la declaración oficial que la Contadora realizó en la UFI N° 2, donde se encuentra tramitando la causa de los médicos truchos.

En ese sentido, cabe aclarar además, que la causa de los médicos truchos surgió este año, cuando Byrne ya hacía cuatro años que no se encontraba trabajando en el nosocomio cañuelense, por lo que “se mezclan de tiempos”

En la época en la que trabajaron juntos Cantoni y Byrne, “la estructura hospitalaria era: yo era el jefe de emergencias, que lo único que hacía era chequear los médicos de guardia, las horas que hacían… pasarlas al Director de Salud que era el Dr. Pascuas, firmaba el Dr. Pascuas  y la Contadora del Hospital, Cantoni era la que avalaba con su firma el pago. O sea que tampoco entiendo, si acusa o está acusando de malversación de fondos en guardias paralelas o mal pagas, se está autoacusando”, considera Byrne.

En un primer momento, cuando escuchó por primera vez su nombre involucrado en la causa no le dio mayor importancia, hasta que fue levantado por los medios de su pueblo, y comenzó a afectar a su familia. Por ello, decide contactarse con su abogado, el cual le aconseja que vea a los abogados penalistas Fernando Sierra y Atilio Carlos Neira, a través de los cuales presenta un escrito en la UFI 1 y UFI 2 “porque quería que se metan en la causa, porque lo que se dice no es real. (…) No se los querían recibir porque yo no estoy imputado, entonces no tienen por qué recepcionarlo, pero yo quería que la reciban para que ellos (los abogados) puedan tener visión   de la causa, para yo poder actuar ante quien corresponda. Nadie me llamó a declarar, yo me presenté solo”.

“Con los escritos puedo actuar contra los que me ensuciaron, me embarraron o me lastimaron”, siendo consciente de que “como funcionario público tengo que dar explicaciones a la gente. (…) Yo trabajo acá, en Chascomús, en Brandsen de lunes a lunes, y por eso quiero aclarar” la situación.

Con respecto a las declaraciones de Cantoni, Byrne asegura estar “desconcertado”, y supone que lo que la motivó a la Contadora a hacer esas acusaciones, no solo contra él, sino contra otros directivos y el municipio, es “porque está muy enojada con el municipio de Cañuelas y el Intendente”, ya que asegura que son totalmente falaces las afirmaciones de cantoni que dan cuenta de que los médicos de guardia endosaban los cheques a cobrar y que “algún administrativo del hospital lo cobrara por ventanilla en el banco y llevara el dinero hasta la oficina del Dr. Roberto Byrne”.   “Eso no existió”, remarcó el Cirujano.

Consultado acerca de las acciones legales que tomará a partir de ahora, Byrne confirmó que de ser necesario lo hará, pero que “lo que más me interesa es limpiar mi imagen en todos los medios que levantaron, y sobre todo en el que lo originó, y a partir de ahí a quien corresponda. Ni siquiera es cuestión de plata, es cuestión de orgullo, amor y dolor, porque tengo gente atrás que está sufriendo todo esto. Yo tampoco estoy contento, no estoy acostumbrado a estar rodeado de cámaras, juzgado de ser el ‘recaudador’ que es una palabra horrible. Por eso los llamé y me puse a disposición del Intendente (Juan Manuel Álvarez. Yo hace tres años que estoy acá y nunca tuve problemas con ningún paciente, al contrario, tengo muy buen contacto con la mayoría. (…) esto es un palo en la cabeza y no entiendo por qué”, asegura el Director.

Otro punto que el medio Nueva Imagen menciona escuetamente es que “en Casares durante la gestión de Omar Foglia había sido denunciado y suspendido en el cargo por serias irregularidades en su función”. En ese sentido, Byrne aclara que se trató de desavenencias políticas.

“Fue político, ninguna irregularidad. Yo renuncié en el 2005 (al Hospital de Carlos Casares) por una persecución política. Ahí era el cirujano del pueblo, prácticamente no tenía vida en esos 5 años y me la aguanté porque era muy joven, pero tuve una persecución terrible política y renuncié”.

Exactamente, el motivo por el cual fue hostigado políticamente, tiene que ver con una investigación que realizó junto a su esposa (también médica) y un grupo de “entusiastas” para tratar de dilucidar la causa de muchas enfermedades rara que presentaban sus habitantes.

“el nivel de arsénico en Casares esta 70 veces por encima de lo normal, empezamos a hacer gestiones con el Colegio Nacional para ver cómo podíamos solucionar esto. El intendente en ese momento me amenazó de que no mueva más nada porque era antipolítico para él. Yo tenía hijos chiquitos y me acuerdo el diálogo, le dije ‘vos tenés hijos de la edad mía, no me podes estar diciendo esto. Lo podemos solucionar entre todos, estamos trabajando con un colegio ni siquiera es política’, y ahí arranca la persecución”, resume Byrne.

Con el firme propósito de blanquear nuevamente su imagen, Byrne invita a la comunidad a acercarse ante cualquier duda, ya que sus puertas estarán abiertas para el diálogo.

Para escuchar la conferencia completahttps://www.facebook.com/126701767430431/videos/333989994007013/

Facsimil de los escritos presentados ante la justicia:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Comments are closed.