PROVINCIALES

Los despidos siguen desangrando Chascomús, pero el gobierno nacional le suelta la mano al intendente

El conflicto con la metalúrgica EMEPA, el cierre de una empresa textil y despidos en otras cinco fábricas ponen en crisis al municipio. El intendente Gastón denuncia que el gobierno “ha decidido no apostar más a la producción nacional”.

Chascomús vive momentos realmente difíciles y el poder político local le implora al gobierno nacional para que le pueda enviar un auxilio. Sin embargo, hasta ahora no existen mayores respuestas.

Los despidos se desparraman en varias empresas y sectores: desde la metalúrgica EMEPA, pasando por el cierre de la fábrica textil Texes, que dejó 140 trabajadores en la calle, así como los despidos en la empresa de nanotecnología Unitec Blue, y otras como Conarco, Fadecya y LeadCam.

Además, en estos días se conocieron más despidos en la planta de Villa del Sur que funciona en esa misma ciudad.

La realidad es que el intendente Javier Gastón (Frente Renovador) se encuentra cada vez más solo: ante el pedido desesperado hacia el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, para que pueda interceder ante el conflicto de EMEPA, el jefe comunal dio a entender que volvieron a darle la espalda.

“Los asesores de Dietrich no tienen nada para decirnos” expresó, revelando que ni siquiera pudieron comunicarse con el propio ministro.

El pasado 24 de mayo, la empresa metalúrgica que sobrevivía reparando vagones, a partir de un convenio con el Ministerio que conduce Dietrich, despidió a 80 trabajadores y significó una reducción del 50% de su personal.

“La política económica del gobierno nacional lleva a que hoy los vagones sean todos importados y que para la reparación de los mismos se haya decidido abrir licitaciones en las que empresas rusas se instalan en el país para llevar adelante esta tarea”, se quejó Javier Gastón, en declaraciones a AM 530 Somos Radio.

Además, la compleja situación de Chascomús no tuvo respuesta por parte de otros ministros, como el saliente ministro de Producción, Francisco Cabrera, y de su reemplazante, Dante Sica.

“Han decidido no seguir apostando a la producción nacional”, concluyó Gastón.

Así, la crisis social que se avecina recae de lleno en los municipios, los cuales se ven directamente afectados por el impacto que tienen las políticas económicas del gobierno de Macri.

Prueba de ello es el cierre y ahogo que llevan las Pymes en la provincia, un reclamo que viene siendo denunciado a viva voz pero que a pesar de eso no consigue reparos verdaderos, más allá de algunos anuncios para facilitar el financiamiento del sector.

De esta forma, los municipios –amigos o no del gobierno nacional- se convierten en la foto más nítida de la realidad, algo que recae de lleno en el poder político local.

Créditos: INFOCIELO