INTERÉS GENERAL

La filial de Estudiantes Chascomús solidaria. “Tata” Brown estuvo presente

La Filial de Estudiantes de la Plata de Chascomús realizó una tarea solidaria que comprometió a sus integrantes, quienes personalmente asumieron la responsabilidad de pintar el Jardín de Infantes 905 (de dicha localidad), renovando el espacio a semanas de comenzar el ciclo lectivo 2018.

La tarea quedó finalizada el sábado 24 de febrero, cuando se dieron cita los dirigentes de la representación “pincha”, los integrantes de la comunidad educativa, el campeón del mundo José Luis “Tata” Brown y el Coordinador de Filiales Luis Álvarez Gelves. La cita fue desde la media mañana en el propio establecimiento, luego que esperaran a las visitas en Atalaya en la Ruta, para ingresar a la ciudad en caravana y compartir un refrigerio en el Jardín…

El evento de ayer tuvo, como la acción que tuvo este encuentro como punto final por ahora, mucha repercusión en los medios de prensa locales, los cuales destacaron la impronta solidaria que caracteriza la actividad de la filial de Estudiantes, cuyos miembros presididos por Oscar Giménez interpretaron cabalmente el mensaje de Juan Sebastián Verón en el encuentro de filiales celebrado en diciembre pasado en el Country de City Bell, cuando convocó a los hinchas del país y el mundo para colaborar en todo cuanto puedan cuando exista una necesidad… Giménez lo ratificaba ayer, luego de recibir el primer testimonio de agradecimiento por parte de María Joasé Noya, directora del Jardín, a quien acompañaban los auxiliares y docentes, unos cuantos chicos y varios padres de los pequeños jardineros.

También dijo lo suyo Álvarez Gelves y luego fue el tiempo de José Luis Brown, el requerido para los saludos y las fotografías por chicos y grandes… Sin ocultar su emoción y reiterar su agradecimiento a Estudiantes, y, ayer, a quienes le regalaban ese momento inolvidable, el Tata recordó algunos pasajes de su vida, desde la infancia… Porque José Luis Brown, El Tata, es ex jugador y director técnico, cuyo nombre ha sido dado al estadio de su Ranchos natal. Tiene 61 años… nació el 10 de noviembre de 1956, y su presencia torna oportuno recordar una página imborrable de su trayectoria…

HISTORIA PARA CONTAR

Campeón Metropolitano y Nacional con Estudiantes, 290 partidos del ’75 al ’83… Atlético Nacional de Medellín del 84 al 85, 29 partidos en Boca… Deportivo Español… Llegó al entrenamiento un día y antes de cambiarse lo llamaron para decirle que no estaba en los planes… Que se buscara club. “Volvía a casa con una decisión: no jugar nunca más, me sentía destruido, desilusionado”. El ánimo de José Luis Brown en febrero de 1986 estaba por el piso. A los 29 sintió el respaldo de su familia y “Bilardo y amigos que me sostenían para seguir”. Bilardo le dijo que sería el suplente de Passarella, que se preparaba para ir al Mundial. Sin club, sólo esa promesa lo mantenía vivo en el fútbol. De martes a viernes viajaba a Ezeiza para entrenarse… Los lunes corría solo en el bosque. “Quería demostrar que no era un ex jugador”… La historia seguiría en México, confirmado en el plantel que estaría en el Mundial. En la noche previa al debut, el 2 de junio contra Corea del Sur, el DT se le acercó y le habló: “Hola, Brown, ¿cómo estás?”. Y contestó: “Bien, por fin llegó el día”. Se fue, enseguida se dio vuelta y me gritó: “Ah, Brown, mirá que jugás vos, ¿eh?”.

Era la oportunidad que había soñado toda mi vida. Me empiezo a cambiar, y entra Grondona a saludarnos, uno por uno… Tenía un papel en la mano, me pregunta cómo estoy y se va … Vuelve y me da el papel. Era un telegrama de mi familia deseándome suerte… Mi familia sabía todo lo que había sufrido para llegar ahí: los dos años luchando con la rodilla, mis viajes a dedo para jugar en Estudiantes, mi infancia en la escuela-hogar… y así pasó, jugué 6 partidos de titular antes de llegar a la final”.

En la noche previa a la final, el defensor que no tenía club no había podido dormir. Pero no fue el único. Luego, al mediodía, en el Azteca el Tata Brown convertía de cabeza el primer gol del partido. Cuando Burruchaga sacó el centro fuerte y con comba, recuerda: “Di el paso hacia adelante para elevarme y de reojo vi a Schumacher que venía jugadísimo y dije: “No llega. Lo tenía al Diego adelante, así que me apoyé empujándolo y cabeceé… Luego del frentazo yo no miro más la pelota y salgo a festejar el gol, me arrodillé, me explotaba el pecho, ¡me explotaba todo!” , recordó emocionado.

Con una luxación en el hombro siguió en la cancha…”pasé millones de cosas duras en mi vida para vivir este momento y ni una lesión ni nada me iba a sacar ¡ni loco!”. Fue campeón Mundial. Ayer estuvo aquí poniendo con su presencia, valor agregado a una acción solidaria… Y habría más…

Cuando en las primeras horas de la tarde se sucedían las pinceladas solidarias, llegó un audio de Alejandro Sabella transmitiendo su saludo, sus augurios y diciendo de lo que significaba la Educación para Estudiantes…

Créditos: Diario El Cronista

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Comments are closed.