PROVINCIALES

Vidal barre a los docentes sin título y se calienta el clima de paritarias

Por  – Letra P

Cesan a quienes accedieron a cargos bajo esa condición. El Ejecutivo apela a un artículo del estatuto que no se venía aplicando. Gremios denuncian falta de previsión, recorte y demostración de poder.

La información corrió como reguero de pólvora en la escena educativa bonaerense durante las últimas horas: el gobierno de María Eugenia Vidal dejará cesante al personal docente provisional y suplente que haya accedido a cargos u horas sin título habilitante. Para ello, se toma del inciso C de los artículos 109 y 110 del estatuto del sector que contempla el cese en dichos casos. Sin embargo, se trata de una medida que no se venía aplicando en los años anteriores. La determinación fue rechazada por las entidades sindicales en el ámbito de cogestión –donde participan gremios y autoridades educativas de la provincia- y ya se están realizando presentaciones repudiando la medida en cada uno de los distritos. Todo, en medio de un clima paritario que comienza a recalentarse.

“Se buscó respetar al estatuto y a los docentes con título”, deslizaron a este medio en la cartera educativa provincial. Frente a ese argumento, y aunque subrayan la importancia del título docente, los representantes gremiales consultados por Letra P cuestionaron que el Ejecutivo toma esta determinación intempestivamente, sin garantizar durante el año los listados de docentes con título ni efectuar un seguimiento de los educadores sin diploma habilitante que accedieron a horas y cargos. Y retrucan: “Si se trata de cumplir con la ley, que convoquen a la paritaria nacional”.

Denunciando falta de previsión y planificación, acusan al vidalismo de no haber llamado durante 2017 a reuniones de cogestión –ámbito donde se abordan estos temas- y de no profundizar en el proceso de titularizaciones en una geografía educativa con elevado porcentaje de suplentes, muchos de ellos con décadas bajo esa condición.

Así, además de etiquetar la medida como “una más” del paquete de “recorte de recursos al sistema educativo” por parte del Gobierno bonaerense, se consideró como “una demostración de poder” en momentos donde se empieza a discutir la pauta salarial de 2018.
“No hubo consenso y hubo rechazo por parte del Frente de Unidad Docente en la reunión de cogestión que se realizó la semana pasada”, detalló a Letra P la secretaria General Adjunta del Suteba, María Laura Torre, quien recalcó: “No decimos que da lo mismo, los docentes deben tener título. Pero la Dirección General de Cultura y Educación (DGCyE) no hace un seguimiento y anticipación de la situación”. Y dejó en claro: “Las condición del título es importante y la condición de trabajo también”.

En ese sentido, Torre denunció que “lo grave es que se está discutiendo esto cuando durante todo el año no llamaron a reuniones de cogestión” en un escenario educativo donde “no hay un seguimiento, no hay planificación, no hay una preocupación y no se anticipan ni garantizan las mejores condiciones”.

Tras remarcar que esta situación afecta mayoritariamente a determinadas materias y modalidades, con foco en la rama de artística, música y ciencias duras, la dirigente del Suteba también sostuvo: “Hay que pensar qué pasa con el listado oficial de esas materias, si se inscribió gente con título, por qué en el sistema educativo cuesta tanto la titularización de los docentes y si hay que hacerlo a esta altura o hay que anticiparse”.

Al señalar que “hay menos profesorados”, Torre advirtió ante la medida dispuesta por el vidalismo: “No sea cosa que el año que viene haya cursos que no se cubran y materias sin docentes durante meses”.

Así, la gremialista encorsetó en una orientación política las razones por las el Ejecutivo decidió avanzar en estos ceses: “La intención de recorte de recursos está visto por varios aspectos, proyecto que avanza sobre la jubilación de los docentes, no nombramientos de cargos durante todo el año y el recorte estuvo en comedores e infraestructura. Ésta, es una más”.

La polémica también circunda en torno a la fecha en la que se efectivizarán dichos ceses. Ante la posibilidad de que se concreten al 31 de diciembre, el titular de Udocba, Miguel Díaz, fustigó: “Es una barbaridad, porque el actual ciclo lectivo finaliza el 28 de febrero”.

En diálogo con Letra P, Díaz consideró que el objetivo del vidalismo con la medida es hacer “una demostración de fuerza y de poder” pero “lo único que hace es poner a la gente en zozobra cuando en muchos casos va a volver la misma gente al mismo lugar”.

El gremialista recordó que existieron “intentos del gobierno anterior” de aplicar esta medida “pero no se venía aplicando porque había acuerdos en cogestión”.

“Dicen que quieren mostrar que se cumple con lo legal y lo que tienen que cumplir es con pagar la totalidad del salario en blanco”, arremetió el dirigente de Udocba al tiempo que disparó “existen artículos que nos dicen que hay que titularizar cada dos años y no se cumple”.

Sobre el cese que afecta a los docentes que cubrieron cargos y materias a partir de los listados que suceden al oficial, concluyó: “El Estado los usó. En vez de a cuidar al personal y contenerlo, lo que hace es una política exclusiva en contra de los intereses de la gente. Hay áreas de difícil cobertura, en las que no existe universidad o terciario que genere título”.

Díaz consideró que la situación “se resuelve con titularizaciones”. “Pero no, le van a dar de baja a los docentes sin título habilitante para que el nuevo docente siga provisional o suplente. Hay un 40% suplentes que, como no tienen estabilidad, pasan de una escuela a otra y se produce un conflicto que es permanente. Por falta de titularizaciones ocurren estas cosas. Hay docentes que son suplentes desde hace 17 años”.

AFECTADOS. La medida involucra a quienes tomaron cargos u horas en materias que no fueron cubiertas en los actos públicos por los docentes que integran el listado oficial. Cuando se agota dicha instancia sin cobertura, se abren otros listados: “A In fine” -para quienes no se pudieron anotar en el listado oficial o profesionales sin carrera docente-, “B” -con el 50% o más de la carrera- y “B In fine” -que se anotaron durante el año en curso. Finalmente, de continuar desierto el cargo, se abre el listado de emergencia en el cual aquellos que aún no tienen el título habilitante o están transitando sus respectivas carreras, pueden tomar dichas horas. Con el cese, pierden esas horas quienes accedieron a las mismas sin el título habilitante, pudiendo volver a tomarlas de abrirse nuevamente los listados que suceden al oficial. En ese proceso, muchos cursos podrían pasar varias semanas sin un profesor al frente.

 

Comments are closed.