Sin categoría

Tensión e incertidumbre en Jeppener: Empleados de PSA tomaron la fábrica por cinco despidos

Esta mañana no fue, para los empleados de PSA de Jeppener, una mañana como todas. Llegaba la hora de ingresar a trabajar. Eran casi las 6 am, y los 90 empleados de la empresa cruzaban, uno a uno, el portón de la fábrica que vio a la mayoría de ellos durante 20 años presentarse cada jornada a cumplir con su labor. Pero no pudieron ingresar los 90. Cinco de ellos fueron notificados en portería que no podían ingresar a trabajar porque habían sido despedidos. Les dijeron que el jueves salieron los telegramas y seguramente les llegarían en el transcurso de esta mañana.

Cinco empleados con la certeza del despido. 85 con total incertidumbre. Trabajadores de una empresa que vendió la fábrica con ellos adentro. Una empresa nueva que llega, CLAP, y, según expresan los trabajadores, no está dispuesta a mantener las condiciones laborales que durante años ganaron los trabajadores y el gremio ante PSA.

Unos se van, otros llegan, y los trabajadores, en el medio, indignados, preocupados, angustiados. “Estamos como en un velorio con el muerto vivo”, dicen ellos, que no saben qué les depara el destino.

Hoy no es una mañana como todas en la fábrica de Jeppener. Los 90 empleados de PSA decidieron tomar la fábrica.

“La solución de esto es muy simple: si la empresa que los va a tomar quiere continuidad, va atener que tomar a los 90 compañeros en las condiciones que tenían con Peugeot. Si cambian una coma en el contrato de trabajo, la ley dice  que los tienen que indemnizar.”, explicaba uno de los trabajadores que en la jornada de hoy no pudo ingresar a trabajar. “Fui despedido de palabra, una mamarrachada”.

Los delegados de la comisión interna, mientras tanto, expresaron que “No se va a poner en funcionamiento ninguna máquina hasta que no se revierta esta situación. Estamos convencidos que cuando hay un traspaso de empleador es en las mismas condiciones. Nos reunimos con la representante de recursos humanos, nos dijeron que el motivo del despido era sin causa. Tenemos la fábrica tomada, y nos pusimos en contacto con nuestro compañero, Ricardo Eguía, quien en el transcurso de la mañana hará una presentación en el Ministerio de Trabajo”.

“La empresa Peugeot nos dijo que si tenía que indemnizar a los 90 compañeros tenía que cerrar. Nadie quiere poner en riesgo la empresa. Los 90 compañeros queremos seguir trabajando, pero en las mismas condiciones económicas. Queremos seguir llevando el pan a casa. No podemos aceptar una rebaja de sueldo”, dijeron.

Los delegados finalizaron diciendo que “Al estar tomada la fábrica, la empresa se presentará en el Ministerio dictando la conciliación obligatoria, y a partir de allí podremos sentarnos a conversar”.

Créditos: Noticias Brandasen

Comments are closed.