LA CIUDAD

Agradecimiento

A pesar del pedido explícito de no agradecer nada, necesito hacerlo porque lo merece y porque me llena de tranquilidad y alegría. Una vez más a Juan Carlos Veramendi, que a pesar de mis enojos de otros tiempos, una vez más me ha demostrado la persona que es. Me ha ayudado (otra vez) con un problema que no era grave, pero era serio, que perjudicaba mi salud y por ende mi trabajo, que debía solucionar de inmediato y no podía. Y pude gracias a su ayuda desinteresada.

De paso, también aprovecho para reconocer el gesto de Juan Manuel Álvarez de no haberse enojado por mis críticas (debidas a una mala interpretación de mi parte y a mis acostumbradas reacciones impulsivas) y, lejos de enojarse me abrió la puerta para conversar como antes, como siempre. Lo institucional no se puede despegar de lo personal, pero es de destacar que ambas acciones han sido personales, lo cual no les reditúa ganancia política alguna, sólo habla de la calidad de persona, cosa que vale más, a veces, que la propia gestión y a la vez se refleja en la misma.

Intendentes, por distintas razones de idénticas índoles, gracias a ambos.

Mariela Castro

Comments are closed.