FÚTBOL

Fútbol Femenino: Un empate que terminó en escándalo

El equipo femenino de Atlético Ranchos, conducido por Ariel Novelino, visitó a sus pares de Castelli, consiguiendo un empate. El partido terminó con un gran escándalo, producto de la violencia local.

El encuentro se realizó en el marco de la tercera fecha del Torneo Apertura de la Liga Chascomunense de Fútbol Femenino.

“Entramos dormidos en el primer tiempo, desconcentrados, y rápidamente nos convirtieron el gol”, analiza el DT.

“De ahí hasta el primer cuarto de hora, ellas manejaron el partido, tuvieron muchas chances de gol. Luego de ese sofocón, pudimos acomodarnos y comenzamos a tener la pelota y hacer nuestro juego. En ese lapso pudimos empatar el partido (con gol de Gimena Ramos), y de ahí hasta la finalización del primer tiempo dominamos”, redondea la idea Novelino.

“La segunda etapa fue muy pareja en mitad de cancha, con muchas situaciones… nos soltamos más, hasta la agresión de una jugadora a Sonia Tarquino. Una fuerte agresión donde le produjo un corte importante en su boca, y cuando llegó a Ranchos recibió nueve puntos. El partido se desvirtuó y termino en un escándalo”.

La situación se le fue de las manos al árbitro, lo que devino en un caos innecesario.