POLICIALES

Secuestraron 500 kilos de marihuana en General Belgrano

Una banda narco que transportaba marihuana en vuelos clandestinos desde Paraguay a campos de la localidad bonaerense de General Belgrano y guardaba las avionetas en el aeroclub municipal de Navarro, fue desbaratada en un operativo bautizado “El Señor de los Cielos”, en el que detuvieron a 10 personas y se secuestró media tonelada de esa droga. Se realizaron 18 allanamientos y entre los apresados se encuentra el líder de esta organización internacional, de nacionalidad paraguaya e identificado como Cicinio Cardozo, de 49 años, un hombre con antecedentes por drogas en su país.

En una rueda de prensa que se hizo desde el aeroclub de Navarro (en el kilómetro 100 de la ruta 40), el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, aseguró ayer que los narcos traficaban hasta 500 kilos por viaje en esa avioneta y estimó que la organización hizo el año pasado unos 30 viajes desde Paraguay. Los allanamientos los concretó la Delegación Junín de la Superintendencia de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado de la policía bonaerense, que investigaba a la banda hacía varios meses y secuestró 533 ladrillos de marihuana valuados en un millón de pesos.

Los operativos fueron realizados el sábado y entre los detenidos está el cabecilla Cardozo, quien en 2012 ya estuvo imputado en una causa en Asunción, donde le secuestraron una avioneta y drogas, razón por la cual escapó de ese país y se instaló en la villa 1-11-14 del Bajo Flores porteño. “En la aeronave hacían envíos de quinientos kilos. Era una aeronave económica para comprar y que por el tipo de vuelo puede aterrizar en cualquier camino”, dijo Ritondo respecto de la avioneta secuestrada en Navarro y, en ese sentido, agregó: “Este año, la banda incorporó un avión más grande porque el otro les quedaba chico”.

Según el funcionario, la marihuana incautada “se distribuía en Junín, Chacabuco y partidos aledaños”.

Este expediente se inició a partir de la investigación policial sobre un hombre que comercializaba estupefacientes en Chacabuco, a partir de lo cual se intervinieron varias líneas telefónicas y se determinó que operaba también en Junín, General Arenales, General Viamonte y Lincoln, y que la marihuana era vendida a proveedores de Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

Según las fuentes, de la pesquisa surgió que la droga era introducida vía aérea desde Asunción y que actuaban tanto pilotos paraguayos como argentinos que trabajaban en la fumigación aérea de campos y residían en General Belgrano y San Miguel del Monte, donde bajaban con la carga de marihuana, previo vuelo de reconocimiento para asegurarse de que no hubiera peligro. Otros fumigadores cobraban para orientar a los narcos a sitios seguros para descender el cargamento.

El Día