LA CIUDAD / LO MÁS LEIDO III

Se impuso el nombre a dos calles de la ciudad

Según lo estipulado por la ordenanza N° 23/2016, se llevó adelante el día viernes a la tarde, la imposición de nombres a dos calles de nuestra ciudad. Esto fue posible gracias al trabajo realizado por alumnos de 6° año del ciclo lectivo 2016, pertenecientes a la E.P N° 1 “Domingo F. Sarmiento”, quienes junto a la docente Mariela Ballejos, idearon un proyecto denominado “Con ojos de Turista”.

A partir de allí, y luego de mucha investigación y esfuerzo, se decidió trasladarlo al Honorable Concejo Deliberante, para que dos personalidades de Ranchos fueran reconocidas a través de la imposición de sus nombres en arterias de la localidad.

Finalmente en el mes de octubre, se sancionó la mencionada ordenanza, la cual permite que la calle N° 50 pase a llamarse “Carlos Pablo Bona”; y la calle N° 48 “María Imelda Micucci”.

El acto fue organizado por la institución educativa y la Municipalidad de General Paz, y contó con la presencia del Intendente (en uso de licencia) Juan Carlos Veramendi, el Intendente (Interino) Juan Manuel Álvarez, la Presidenta del HCD, Dra. Ayelén Borda y demás miembros de ese bloque, así como también funcionarios municipales, autoridades educativas, policiales, representantes de entidades de bien público e intermedias y vecinos.

Cabe destacar, y mencionar en un párrafo aparte, la presencia de familiares y amigos de los homenajeados, quienes recorrieron cientos de kilómetros para ser parte de los actos, brindándoles de esta manera un segundo reconocimiento.

La Directora de la EP N° 1, Soledad Salayeta brindó detalles del proyecto que concluyó con la imposición de los nombres, y destacó el trabajo realizado por la docente y alumnos de 6° “A” y “B”, quienes no quisieron estar ausentes y engalanaron el acto con las banderas de ceremonia y sus blancos guardapolvos.

“La participación democrática y la investigación fueron los pilares de este proyecto que contribuyeron a conocer el origen del nombre de las calles, a participar activamente en cuestiones de la vida social de nuestra comunidad, a valorar la labor de distintas personas, como es el caso de Carlos Pablo Bona e Imelda Micucci, y aumentar así, el sentido de pertenencia a la comunidad”, subrayó Salayeta, agregando que ‘Con ojos de Turista’ “fue reconocido en Feria de Ciencias, llegando a la etapa regional, y se concretó gracias al aporte de todos los que formamos la comunidad educativa, al acompañamiento de las familias, al Concejo Deliberante y a las autoridades municipales que se hicieron eco de esta iniciativa (…) también hoy queremos agradecer especialmente a los familiares que se encuentran presentes dando marco al trabajo que realizaron los niños de la institución. A todos muchas gracias”, cerró la directora de la EP 1.

Por su parte, el Intendente Álvarez destacó “la iniciativa de los alumnos, de su docente Mariela, de las autoridades de la escuela: a Silvia (Carrera), a Soledad (Salayeta); y al Concejo Deliberante por haber tomado esta iniciativa que casualmente se enmarca en un programa que venimos llevando adelante hace un año de colocación y renovación de la señalética en nuestro Distrito”.

“No quiero ahondar en las cualidades personales de Carlos ni de María, porque sé que hay personas que lo van a hacer con mucha mayor integridad que yo, pero déjenme mencionar que son dos personas destacadísimas, dos ciudadanos, dos vecinos destacadísimos de la cultura y la literatura de nuestro pueblo, y creo que hoy, como lo mencionó Marcelo (Robertson, maestro de ceremonia), no es más que un estricto acto de justicia lo que estamos llevando adelante”, consideró el Jefe Comunal (I).

Muchos fueron los familiares de Carlos Pablo Bona, que se acercaron para vivir este momento tan singular en sus vidas, pero fue su hijo Carlos Alberto, quien expresó que “la imposición de un nombre en una calle, me parece que es, sino lo más importante, quizás una de las cosas más cercanas a la perfección para que una persona pueda sentirse alagada como deudo; pero a su vez es importante como acto de justicia, y es algo que realmente cierra intrínseco algo fantástico, pero a su vez tiene ese valor agregado que es ser perpetuo. Esto se hace para siempre, no sabemos cuántas generaciones pasarán por acá y verán esa chapa y dirán ‘¿quién fue?’ (…) estas cosas son medio burocráticas, pero el hecho de que lo hayan hecho estos chicos es maravilloso”, resaltó Bona.

Desde el momento en que se enteraron del proyecto, hasta el momento mismo del acto, Bona asegura que como familiares “vivimos algo fantástico, y lo estamos viviendo ahora. Nos sentimos honrados, alagados, contentos, emocionados, pero saben qué, no nos sentimos sorprendidos, porque Ranchos siempre ha sido un pueblo proclive a homenajear a sus hijos dilectos, y nuestro padre fue un hijo dilecto. Un pueblo que no fue biológicamente el suyo, pero que fue el que adoptó y amó. (…) Ranchos era el amor de su vida… tuvo una vida larga gracias a Dios, y durante toda su vida Ranchos le dio todos los mimos posible, pero creo que no fue gratuito porque él devolvió sin dudas ese amor con otro amor”, consideró.

Para cerrar, Bona agradeció a los chicos por reconocerlo como “el hombre de prensa que fue, el escritor que fue, o como el historiador lugareño que también fue, pero es muy lindo destacarlo como un hombre que ha querido muchísimo a su pueblo. Nosotros, todos sus familiares, queremos agradecer muchísimo a estos chicos por el trabajo que hicieron, agradecerle a Mariela Ballejos que tuvo tanto trabajo en esto, a las autoridades de la escuela N° 1 y por supuesto a los integrantes del Concejo deliberante y autoridades municipales que sabemos que acompañaron con ahínco este proyecto y se hicieron eco y se congratularon con la sanción”.

Si bien no estaba estipulado que hablara, otra de las hijas de Don Carlos Bona, con lágrimas en los ojos y cargada de emoción,  agradeció por este reconocimiento. “Yo estoy muy orgullosa de mi padre… a él cuando lo dignificaron como ciudadano ilustre de este pueblo, mis hijos que hoy están con todos sus hijos, eran chicos y yo les decía que de todo lo que decía ese diploma, lo más importante estaba en una sola palabra ‘por ser una persona honrada’; y en esa palabra tan cortita está un estilo de vida, que es el que eligió. Así que les quiero agradecer muchísimo a todos”

Por el lado de María Imelda Micucci, se hicieron presentes algunos de los pocos familiares que ella poseía, pero también sus amigas, quienes la recordaron con gran emoción.

Para reflejar quién fue Imelda Micucci, Marcelo Robertson leyó una carta firmada por Carlos Alberto Bona, y posteriormente fue invitada su amiga Mirta Melin: “Un agradecimiento importantísimo a los chicos. Ella amaba a los niños, y que fuera un grupo de chicos los que pensaran, obviamente con una docente detrás, en ella… yo me imagino que nos está miranbdo y está re feliz con todos ustedes, porque ella amaba a los niños. Mucha gente que las que estamos acá la conocimos y la disfrutamos, y la vivimos, pero mucha gente no. Este año           va a ser 30 años que nos dejó Imelda, entonces son muchos los que no la recuerdan, pero ella era una persona muy sencilla que recorría su pueblo en bicicleta (…) de una personalidad muy sencilla que se daba con el más pobre como con el más rico, a ella no le importaba, eso era un detalle. Era de alma pura, por eso amaría tanto a los niños, porque si hay alma pura está en los niños. Fue por eso que yo la elegí junto con Orlando López Oleaga para ser los padrinos de uno de mis hijos”, contó.

“Si bien la vida le dio mucho, la vida también le quitó mucho. Quedó solita de chiquita y por eso el pueblo era condescendiente con ella, era querida por todos, porque ella buscaba en todos nosotros el amor que sus padres de muy chica le habían dejado…. En todfos buscó un poquito de amor. Imelda ha tenido muchísimos premios, pero hoy este amor que se le entrega, creo que es el más grande. Como amiga lo único que me resta decirles es muchísimas gracias a los chicos, al pueblo y a las autoridades”, cerró Melin.

Las familias y amigas de cada uno de los homenajeados recibieron en manos de los Intendentes una copia de la resolución por la cual se impuso los nombres a las calles.

Dando cierre al acto, fueron descubiertas las señaléticas, en primer lugar en la calle “Carlos Pablo Bona”; y posteriormente la comitiva se trasladó hasta la otra arteria, para descubrir la de “María Imelda Micucci”.

Acompañó el acto con sus palabras y bendición, el Padre Menegildo Santos.

ÚNICO MEDIO PRESENTE. Las imágenes acá: https://www.facebook.com/pg/Multimedio-Digital-126701767430431/photos/?tab=album&album_id=1010073479093251

 

 

 

 

 

Comments are closed.