EL PAÍS

Femicidios: ¿el #NiUnaMenos provoca un efecto contagio?

Cuatro expertos opinan si el reclamo #NiUnaMenos tiene consecuencias no deseadas. Casos cada vez más cruentos.

Por Pablo Berisso

Profesionales aseguran que las marchas serían una de las causas del incremento en los asesinatos por violencia de género.

El 3 de junio del 2015, cientos de miles de personas en todo el país salieron a manifestarse contra la violencia de género. Las promesas políticas de cambio surgieron de inmediato, aunque nada cambió. Y, a poco de cumplirse dos años de la primera marcha de #NiUnaMenos, la cantidad de víctimas de violencia de género no disminuyó y los casos son cada vez más cruentos.

En octubre del año pasado, el karateca Daniel Zalazar (30) mató a su ex pareja, a la tía y a la abuela de ella. Un mes más tarde, Juan Pablo Ledezma (29) asesinó a cuchillazos a sus dos hijas de 5 y 7 años, a su ex mujer y a la nueva pareja de esta en Entre Ríos. El martes 31 de enero, Belén Torres salvó milagrosamente su vida luego de ser salvajemente golpada por el anestesista Gerardo Billiris (40) en un departamento de Palermo. El 6 de febrero, Diego Loscalzo (38) masacró a su mujer y cinco integrantes más de la familia en lo que se conoció como la masacre de Hurlingham. 24 horas más tarde, una mujer y su hija eran encontradas enterradas en una casa en Punta Lara, el supuesto asesino permanece prófugo.

Una pregunta polémica: ¿puede el reclamo estar siendo contraproducente? Los psiquiatras forenses, Enrique de Rosa, y Hugo Marietán, y la psicóloga Franca Borgonovo consultados por NOTICIAS aseguran que las marchas, inconscientemente, se convirtieron en una de las causas del incremento en la crueldad de los asesinatos por violencia de género. Y la psiquiatra forense de la Justicia porteña, Blanca Huggelman, agrega que el problema principal reside en la falta de respuesta del Estado. Todos coinciden en que #NiUnaMenos expuso mediáticamente los crímenes y eso, sin quererlo, termina causando un efecto contagio en los futuros victimarios.

Imitando a otro asesino

“El reclamo puso en discusión la problemática y hace mediáticos los casos. Eso puede causar un efecto imitación del victimario. Cuando sucedió lo de Wanda Taddei (la joven que murió luego de ser prendida fuego por su entonces pareja), yo trabajaba en la asesoría pericial de la Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires. Hasta entonces nunca habíamos tenido casos de mujeres quemadas, pero la semana posterior a la mediatización del caso tuvimos seis hechos similares”, aseguró De Rosa.

Algo parecido sucedió con otro caso que ocupó espacio en los medios, el de Fernando Farré (52), quien acuchilló a su mujer Claudia Schaefer (44) en un country de Pilar. Según De Rosa, los días posteriores a ese caso se dieron por lo menos siete hechos con mujeres atacadas igual por sus parejas. “Estos fenómenos se dan porque se cumple el ‘efecto dominó’. El reclamo de las víctimas es muy valioso, pero el problema es que este accionar causa que los victimarios tiendan a suprimir más aún sus tendencias afectivas individuales. Y la mediatización de los hechos predispone a futuros victimarios a premeditar o copiar el accionar de otro caso”, aseguró la psicóloga Franca Borgonovo.

Otro ejemplo de imitación es el de la masacre de Mendoza. Cuando surgió la noticia de que el karateca Zalazar había asesinado a su ex pareja y a la tía y a la abuela de ella, el pueblo se conmocionó. Hasta ese momento, Zalazar era una persona que no había dado señales de que podía cometer un crimen tan aberrante. Pero con el correr de la investigación se descubrió, por audios suyos en un chat de un grupo de WhatsApp, que sentía rechazo por las mujeres y que su crimen era una copia del asesinato de Romina Barria, la joven santacruceña asesinada a cuchilladas y quemada luego de que el asesino hiciera explotar la casa con ella adentro. Zalazar también intentó volar la casa dejando el gas abierto y una vela encendida. Pero su plan falló porque el nene de ocho años logró apagar la vela luego de salir del baúl del auto en el que se había escondido.

El efecto contagio no es el único que se da por la mediatización de los casos. El otro gran problema que hay que enfrentar es la sensación de falsa protección de las víctimas, que no se sostiene desde el Estado.

Cambio de postura

“Lo que convierte en contraproducente al reclamo de #NiUnaMenos es la postura feminista en un medio que aún no está preparado para ese tipo de cambio. El postulado ultrarradical es antimasculino y eso hace que las mujeres se hagan más rebeldes”, afirmó el psiquiatra forense Hugo Marietán.

De Rosa sostiene, además, que el problema está en la falta de respuestas del Estado: “Las marchas hacen que las víctimas se sientan protegidas, bajan la guardia y enfrentan al victimario. Eso estaría bien si tuvieran la contención del Estado”.

Día a día el grito de “vivas nos queremos” toma más fuerza, aunque los resultados no parecen acompañar ese reclamo. Y no es culpa del movimiento, porque, como asegura Huggelman, “el pedido está perfecto, es un grito de ayuda que cambió lo que pasaba antes, que era callarse. El problema es la falta de respuesta política para lograr la reforma del código penal que realmente condene al violento”.

Comments are closed.