PROVINCIALES

En la Provincia hay cien pueblos aislados por la falta de trenes

Dejaron de circular en junio del año pasado y no se sabe cuándo volverán. Crecen los reclamos en el interior

El próximo 14 de febrero, vecinos de distritos del interior y el Conurbano se congregarán en el hall de la estación de Constitución para reclamar la vuelta del tren en la provincia de Buenos Aires, donde, se estima, hay más de cien pueblos virtualmente aislados por la falta de servicio ferroviario.

Reunidos en asambleas cada vez más numerosas, los vecinos denuncian que desde que dejaron de circular los ferrocarriles en el interior provincial gastan hasta siete veces más para hacer los traslados que antes hacían en tren.

La falta de este servicio no sólo genera impacto económico en los usuarios. El buena parte del interior provincial, el tren cumple una importante función social. “Hay pueblos que quedaron prácticamente aislados”, dicen desde el grupo “Que vuelva el tren”.

Desde Sierra de la Ventana, Bahía Blanca, Pigüe, Puán, Coronel Pringles y Punta Alta hasta Chascomús, Ituzaingó y Brandsen, la falta de trenes genera innumerables inconvenientes.

Con vías obsoletas, un atraso de décadas en la infraestructura y material rodante considerado un peligro para el traslado de pasajeros, hoy no hay una estimación certera sobre cuándo y con qué recorridos volverán a operar con normalidad los trenes en el interior provincial.

ACCIDENTES Y DESPUES

A fines de junio del año pasado, luego de un nuevo accidente en las vías (que dejó un saldo de más de 20 heridos) el gobierno de María Eugenia Vidal resolvió suspender los servicios que venía prestando Ferrobaires, para “preservar la seguridad de los usuarios y operarios del servicio”.

Desde entonces, se creó una Unidad de Traspaso para que la administración de todos los ramales que circulaban en la Provincia a la órbita de Nación.

La decisión del gobierno de suspender el servicio de Ferrobaires afectó directamente al millón y medio de pasajeros que se transportaban anualmente a través de los siete ramales que operaba la firma que pertenecía al estado provincial.

Hasta antes de cerrar, en junio del año pasado, Ferrobaires cubría cuatro ramales en la provincia de Buenos Aires, con salida de Retiro y Constitución: Tandil, Bahía Blanca, 25 de Mayo y Junín.

Hoy, Trenes Argentinos Operaciones, la empresa estatal dependiente del Ministerio de Transporte de la Nación, sigue cubriendo 2 de esos 4 ramales: Constitución-Bahía Blanca y Retiro-Junín, ambos con una frecuencia semanal cada uno (Retiro-Junín llega hasta Rufino, en la provincia de Santa Fe);

Desde el ministerio de Transporte que conduce Guillermo Dietrich explicaron a EL DIA que en la actualidad “se sigue trabajando para gestionar el traspaso”.

En el marco de la Unidad Operativa de Transferencia se están realizando auditorías, “para conocer en profundidad el estado de la infraestructura, de los bienes y de las condiciones de seguridad, ya que Ferrobaires se encontraba en un estado crítico cuando dejó de funcionar”, explican desde Transporte.

En función de los resultados de esas auditorias y relevamientos se irá evaluando gradualmente cada ramal, como es el caso de Mar del Plata, en el que ya se desarrollan las recorridas de prueba técnica sin pasajeros con vistas a restablecer el servicio.

“La operación en cada ramal y los planes de inversión necesarios se irán evaluando en función de los resultados de los relevamientos y las condiciones de seguridad, que es la prioridad para la operación de cualquier servicio ferroviario”, advierten desde la Nación.

Pero en el interior esas proyecciones oficiales no alcanzan para acallar los reclamos de quienes exigen el retorno de un servicio mucho más económico que los colectivos.

“No es que quedaron pueblos fantasmas, como ocurría antes, porque hoy el parque automotor es mayor. Pero sin el tren, que siempre funcionó como un regulador de precios, quedamos dependiendo únicamente de una empresa de micros que se convirtió en un monopolio” explica a EL DIA Claudio Setti, integrante de la Asamblea “Vecinos por el Tren” de Sierra de la Ventana.

“Incluso en Saavedra, un pueblo de gran tradición ferroviaria, ahora deben trasladarse varios kilómetros en auto hasta la ruta para tomar el micro, la única opción que tienen para viajar”, agrega.

Hoy, desde Sierra de la Ventana hasta el centro urbano de referencia, Bahía Blanca, hay un sólo servicio semanal, lo que disparó los costos para trasladarse hasta allí.

“Algunos chicos que estudiaban en la Universidad del Sur tuvieron que dejar porque no pueden ir todos los días en micro”, añade Setti. El martes 14, movilizarán a Constitución.

Números

4: Son los ramales que operaba la empresa Ferrobaires y que dejaron de circular en junio del año pasado

2: Son los servicios que todavía siguen funcionando, con una frecuencia semanal: desde Retiro y Constitución a Junín y Bahía Blanca

100: Son, estiman las asociaciones de usuarios, las localidades y pueblos bonaerenses afectados por la falta de servicio ferroviario

Diario El Día

Comments are closed.