OPINIÓN

Campaña electoral: de esto no se habla (Parte I)

Por Raúl Fernando Uribarri
Pasaron las primarias, la campaña electoral va llegando a su fin y algunos temas importantes para nuestro distrito siguen sin formar parte de las agendas de los candidatos de todas de las fuerzas políticas. La desmedida ambición (por llamarla de alguna manera) que el mercado inmobiliario está desarrollando en nuestro distrito, con especial hincapié en la ciudad cabecera, llevando el valor de cualquier terreno a precios increíbles y el monto de un alquiler de vivienda al 50% del sueldo promedio de un trabajador, ha sido ignorado por todos los candidatos y dirigentes vernáculos.
Puede ser que el predominio liberal en la mayor parte del mundo, como también ocurre en nuestro país salvo excepciones que ha sabido imponer este gobierno, haga suponer que “el mercado” con su “oferta y demanda” es suficiente “autoridad” para hacerse cargo del tema y por ende se crea “que es una cuestión privada” que no puede debatirse.
Por el contrario, quienes creemos que los gobiernos tienen la libertad, por más que les pese a los grandes grupos económicos o mediáticos, de trazar políticas en todos los ámbitos haciendo intervenir activamente al Estado en defensa de lo que menos tienen, consideramos necesario que el poder político, en todas sus expresiones, minoritarias y mayoritarias, debatan la forma de buscar una regulación del sector inmobiliario.
Es noble reconocer que el gobierno del intendente Veramendi ha hecho un gran aporte entregando una importante cantidad de terrenos que hoy conforman el barrio “Néstor Kirchner”, pero también es cierto que en el mercado “locador” se han sumado numerosos y nuevos “inversionistas” que años atrás volcaban sus capitales a otras actividades. La vieja bicicleta financiera ha dejado de ser pedaleada y ahora “la onda inversionista” parece ser “carroñar” al inquilino.
En los pocos días de campaña veremos si alguien se atreve a recoger el guante, aunque no escapa a quien escribe, que algunos encumbrados dirigentes políticos han pasado a formar parte de “la patria chica locadora”.

  • charlyleroy

    Por qué no se terminan los barrios que estan parados. Probablemente por falta de presupuesto, en ese caso no sería conveniente asignarlas a personas responsables que no tienen vivienda y son capaces de poder finalizarlas. Suponiendo que no les alcance el dinero para terminarlas, no habría posibilidad de otorgarles un crédito a devolver con trababajos comunitarios.