EL MUNDO

Se cumplió un año del tsunami en Japón

Numerosas ceremonias y homenajes en memoria de los casi 20 mil muertos y desaparecidos por el tsunami se realizaban hoy en Japón, en vísperas del primer aniversario del fenómeno ocurrido el 11 de marzo anterior, que además causó una crisis nuclear y dejó hasta hoy más de 300 mil desplazados.

Las actividades para recordar a las víctimas comenzaron hace una semana, en especial en la costa noreste del país, que fue la más afectada, y se incrementaron los últimos días, en tanto ayer hubo pronunciamientos internacionales en su homenaje y en apoyo al pueblo japonés en su proceso de reconstrucción.

Mañana a las 14:46 de Japón (02:46 en Argentina), la hora exacta en que un año antes sucedió el terremoto de 9 grados en la escala de Richter que generó el tsunami, habrá un minuto de silencio en todo el país, en el marco de las mencionadas ceremonias.

Ayer, tanto Naciones Unidas (ONU) como el presidente de Estados Unidos (EEUU), Barack Obama, emitieron sendas declaraciones por este primer aniversario.

En la sede de Ginebra (Suiza) de la ONU, Margareta Wahlstrom, representante especial del secretario general del organismo para Reducción de Riesgo de Desastres, sostuvo que la fortaleza y la preparación del pueblo japonés fueron fundamentales para reducir el impacto de la tragedia.

“Una de las grandes enseñanzas del gran terremoto y el tsunami del este de Japón, que se puede aplicar a muchos otros países propensos a los desastres naturales, es la importancia absoluta de preparar a las poblaciones en situación de riesgo para el peor de los escenarios posibles”, indicó en un comunicado.

Según la representante de la ONU, la preparación mental es tan importante como la física, así como mantener presente la memoria de episodios similares ocurridos en el pasado.

“Japón ofrece lo mejor en lo que se refiere a la conciencia púbica de los riesgos, a los ejercicios de evacuación y a la movilización de la población, de una manera que muy pocos otros países del mundo pueden emular”, añadió.

En Washington, Obama manifestó también en un documento: “Seguimos sintiéndonos inspirados por el pueblo japonés, que afrontó una pérdida inimaginable con una fortaleza extraordinaria”, señala un despacho de la agencia de noticias DPA.

En la ciudad costera de Ishinomaki, en la provincia japonesa de Miyagi y una de las más afectadas, con 3.735 víctimas entre muertos y desaparecidos, fue centro de numerosos homenajes, mientras los efectos del desastre eran aún visibles con montañas de escombros y coches en su periferia.

Los templos de esta urbe registraban un constante peregrinar de gente que se anticipaba al aniversario para dejar ofrendas florales en los cementerios, aún arcialmente destruidos con numerosas lápidas superpuestas y tierra removida. Un templo costero que se salvó de la destrucción es el budista de Sakioji, donde hace tres semanas comenzaron las ceremonias privadas en recuerdo de las víctimas.

Por las calles de Ishinomaki, monjes hacían sonar campanas para llamar a la oración y se colocaron carteles informativos sobre las celebraciones preparadas mañana para el aniversario.

En la provincia de Fukushima, que estuvo al borde de una catástrofe nuclear al ser afectados varios reactores de su central atómica, recomenzó la búsqueda de los restos de más de 200 personas desaparecidas.

Unos 350 agentes de Policía y 230 miembros del cuerpo de bomberos y de cooperativas locales de pescadores iniciaron una operación especial de dos días para buscar los restos.

Las tareas se realizarán hoy tanto en zonas costeras como dentro del área de evacuación delimitada ante la alta radiación en torno a la central de Fukushima Daiichi, que generó unos 80 mil desplazados que aún no volvieron a sus hogares.

El contingente buscará a los desaparecidos en zonas de maleza y ríos, con barcos y cámaras subacuáticas, y también dentro de la zona de exclusión de 20 kilómetros que rodea la planta, informó la agencia local Kyodo.

Ese terremoto fue el más potente sufrido por Japón y el cuarto a nivel mundial y, además del tsunami, generó la erupción del volcán Karangetang en las Islas Celebes, de Indonesia.

La Nasa, con ayuda de imágenes satelitales comprobó que el movimiento telúrico pudo haber movido la isla de Japón en unos 2,4 metros y que alteró el eje terrestre en aproximadamente 10 centímetros.

La violencia del terremoto, acortó la duración de los días en 1,8 microsegundos, según los estudios realizados por laboratorios de la Nasa.

Comments are closed.