EL MUNDO

Los argentinos que entraron en el ranking de los más ricos del mundo

La prestigiosa revista Forbes reveló su clásico ránking de millonarios, que tuvo una vez más al mexicano Carlos Slim como el empresario con más riqueza de todo el universo. Cinco argentinos con fortunas superiores a los mil millones de dólares figuran en la lista, aunque ninguno está entre los 100 con más dinero

La revista especializada Forbes dio a conocer este miércoles el listado de los empresarios más ricos del mundo, con el mexicano Carlos Slim a la cabeza. Son pocos los argentinos que integran la nómina de los “billioniers” (poseedores de fortunas superiores a los mil millones de dólares, según la definición anglosajona), bastante rezagados respecto de otros emprendedores mexicanos, brasileños e, incluso, colombianos y chilenos.

Los argentinos más ricos son Paolo (foto) y Gianfelice Mario Rocca, que, si bien son italianos de nacimiento (sólo cuatro fortunas en Italia superan a la suya), desarrollaron sus negocios en nuestro país y, de hecho Paolo está radicado en San Isidro hace años y es una de las figuras más emblemáticas del empresariado local.

Los Rocca ocupan el puesto 166º del mundo. Son los propietarios de Techint, la más grande empresa productora de tubos de acero sin costura para la industria petrolera, y poseen bienes por unos 6 mil millones de dólares.

Paolo (Master of Business Administration en la Universidad de Harvard) y Gianfelice Rocca nacieron en Italia y heredaron el 10% del holding Techint Financial Corporation de su padre Roberto Rocca.

Roberto repartió sus bienes en partes iguales entre sus tres hijos. El mayor de ellos, Agostino, falleció en un accidente aéreo en la Patagonia en 2001, a los 65 años.

Los Rocca poseen el 20% de las siderúrgicas de Ternium (controlante de la argentina Siderar), con negocios en Sudamérica, y Tenaris. Paolo, de 58 años, es el presidente de ambas compañías. Gianfelice, de 61 años, es además presidente de Humanitas, una empresa de servicios de salud establecida en Italia.

En el puesto 199º de Forbes figuran los hermanos Carlos y Alejandro Bulgheroni, con una fortuna estimada en 5.100 millones de dólares. Alejandro, de 68 años, vive en Argentina, mientras Carlos, de 66 años, está radicado en Roma.

Con la empresa Bridas, fundada por su padre, se dedican a la actividad petrolera. Bridas es la segunda compañía productora de crudo y gas de la Argentina, detrás de YPF.

Cabe recordar que en marzo de 2012 la china CNOOC (China’s National Overseas Oil Company) pagó u$s$3.100 millones por la mitad de las acciones de Bridas.

También a través de Bridas, los Bulgheroni ostentaban el 20% de la participación de Pan American Energy (PAE), que se amplió un 60% más luego de que el gigante británico del petróleo BP se retirara de la sociedad que conformaban en nuestro país.

PAE adquirió las operaciones locales de ExxonMobile por u$s800 million, es decir, una refinería en Campana y las estaciones de servicio de Esso en Argentina y Paraguay.

En el puesto 719º de Forbes aparece Eduardo Eurnekian, con una fortuna valuada en 1.800 millones de dólares. Este empresario de 78 años, destacado integrante de la comunidad armenia en Argentina, está radicado en Buenos Aires y diversifica sus negocios en televisión por cable, agricultura y servicios aeroportuarios.

En agosto pasado vendió su cadena de tiendas libres de impuestos de aeropuertos a la firma suiza Dufry por 957 millones de dólares. Además, mantiene la participación del 84% de Aeropuertos Argentina 2000, que presta servicios de administración y explotación de terminales aéreas en Argentina, Italia y Brasil.

Eurnekian se desprendió en 1994 de la prestadora Cablevision por 750 millones de dólares. Forbes señala que “nunca se ha casado y no tiene hijos, pero tiene muchos sobrinos y sobrinos nietos que trabajan con él” y de quienes se espera continuarán con su legado empresario.

En el cuarto lugar entre los argentinos más ricos, y 854º en el mundo, aparece Gregorio “Goyo” Pérez Companc, cuya fortuna se estima en 1.500 millones de dólares.

Con 77 años, Pérez Companc es padre de siete hijos y reside en Buenos Aires. Hizo la mayor parte de su fortuna en el conglomerado de energía Pérez Companc, que vendió al gigante brasileño Petrobas por u$s1.200 millones en 2002.

En diciembre de 2009, Pérez Companc cedió el 75% de sus acciones en la alimenticia Molinos Río de la Plata, fabricante de pastas, harina y verduras congeladas, a sus siete hijos, por lo que el valor de este negocio no está incluido en su patrimonio.

Por impulso de su esposa María del Carmen, “Goyo” incursionó en la fabricación de venta de helados premium con su marca Munchi’s y creó el parque temático Temaiken.

Pérez Companc también es conocido por su afición a los autos de colección, como las Ferrari, por las que pagó a la firma de Maranello unos 9 millones de dólares.

La última en la nómina de “billonarios” argentinos (1015º del mundo) es María Inés de Lafuente Lacroze, de 67 años, hija y heredera de la recientemente fallecida Amalia Lacroze de Fortabat, quien fuera conocida en el mundo como “dama del cemento”. Amalita llevó las riendas de la cementera Loma Negra hasta 2005, cuando la vendió al holding brasileño Camargo Correa por mil millones de dólares.

Su hija heredó una fortuna que incluye una pintura del inglés William Turner, cuyo valor estimado es de u$s60 millones; unas 90 mil hectáreas de campos ganaderos y granjas que integran el grupo agroindustrial Estancias Unidas del Sud; así como propiedades en Argentina, Uruguay y los Estados Unidos.

Además, Amalita vendió en 2011 un fabuloso dúplex en el Pierre Hotel de Nueva York por u$s19,5 millones, que pasaron a formar parte de esta herencia.

Comments are closed.