SUPLEMENTOS

Victoria Dobaño expone sus fotografias y salió en Clarin

La joven ranchera Victoria Inés Dobaño, se ha dedicado al arte de la fotografía y por sus trabajos ha sido premiada en más de una oportunidad, pero esta vez, sus fotos serán presentadas en la exposición “Cuarto  + Una” en  galería Mara-La Ruche, junto a otras piuntoras y dibujantes.

A continuación verán la nota publicada en la sección Sociedad del Diario Clarín:

“El arte que será: Cuyando las jóvenes vienen pintando

Cinco artistas de menos de 35 años convocadas por una galerista muy joven

“Son jóvenes, y nada comunes”, explica la curadora Lucía Mara, acerca de las artistas de la exposición Cuatro + una . Ellas, cinco mujeres de menos de treinta y cinco años, son quienes a partir de hoy mostrarán sus obras en la galería Mara-La Ruche. Se trata de Marcolina Dipierro, Carola Dinenzon, Victoria Dobaño, Valeria Traversa y Julia Andreasevich, pintoras, dibujantes y fotógrafas.

Esta exhibición marca un cambio de rumbo en la galería Mara-La Ruche: la incorporación de un arte muy joven, fresco, poco conocido. Hasta ahora, la reconocida galería trabajó con artistas bien instalados. Sin embargo, parece que llegó el momento de la renovación. O, en otras palabras, llegó la hora de ceder un poco el timón a la nueva generación, no sólo de artistas, sino también de galeristas: es Lucía Mara, la hija de Jorge Mara, la responsable de los cambios.

“La idea es hacer una fórmula, que haya un Cuatro + una este año, que haya otra exposición de igual formato el año que viene… Es, también, una manera de integrar artistas jóvenes a la galería”, comenta Mara Jr.

¿Pensás que sos la nueva generación “ galerística ” de los Mara? Y, sí. Mi intención es esa, y también incorporar algunos cambios en el guión general de la galería.

Recorriendo el lugar se observan obras de cinco artistas muy diferentes. La única que se despliega en el espacio, la única que se sale de la bidimensión, es la de Marcolina Dipierro. Series de módulos intercambiables –“una obra lúdica”, la llama ella– se ubican sobre la pared principal de la galería, blanco sobre blanco. Otra pieza de la artista, en madera, proyecta dos sombras distintas (ellas también son parte de la obra). ¿Pero son pinturas desplegables o son esculturas, las de Dipierro? “Voy hacia el espacio”, contesta ella, enigmática. Las obras hablan por sí solas.

“Yo hago foco en el color”, comenta Carola Dinenzón. Eso se nota en la serie de pinturas colgadas cerca de la entrada: fondos barridos como paisajes apurados, neblinosos, casi vistos desde la ventanilla de un auto pasando a gran velocidad; y unas pocas figuras geométricas plenas, planas, de un solo color rotundo, ubicadas por encima. “Todo a mano alzada, quiero que se note la torpeza del trazo ”, comenta la artista.

También hay dibujos de tamaño mediano, abstractos, en esta exposición. Son obras de Valeria Traversa. “Las trabajo como si fueran una investigación gráfica”, explica Traversa. “Me interesa buscar diferentes maneras, texturas, grafismos…” Sin dudas, se trata de una búsqueda formal , no narrativa.

A medio camino entre la pintura y el dibujo se ubican los trabajos de Julia Andreasevich. “Son una especie de diario de viajes”, explica la artista, “anotaciones”. Eso sí: no tienen un orden, ni cronológico ni nada. Son apuntes dispersos al tun-tún del caos, organizados compositivamente con total libertad.

En la sala más pequeña de la galería están las fotografías de Victoria Dobaño, la más joven de las cinco artistas y la excepción a la regla (ella sería la “una” que da remate al título de la exposición). Fotógrafa –pero también diseñadora textil–, en sus trabajos se nota este cruce de saberes. Se trata de dos series, una de fotos analógicas en blanco y negro y otra de fotografías digitales color. En las dos se observa lo mismo: cuerpos de mujeres desnudas, que tienen una rara piel, como cubierta de flores, plumas o manchas. “En las fotos analógicas hice exposición doble, superponiendo el cuerpo de las modelos –son amigas y mi propia madre– con texturas visuales que me interesaban”. Los cuerpos parecen, así, estampados. Tienen un denominador común: ninguna muestra el rostro, ninguno mira de frente. Son, casi todos, nucas. Cinco búsquedas personales, artísticas. Más la de la propia curadora. Un rico recorte generacional.

Comments are closed.