SALUD / SUPLEMENTOS

Aconsejan incorporar hábitos saludables desde chico para prevenir la osteoporosis

La osteoporosis suena a problema de adulto y, en parte lo es, ya que afecta principalmente a mujeres mayores de 50 años. Sin embargo, la prevención puede –y debería- empezar bien temprano, en la niñez y la adolescencia, con la incorporación de cantidades suficientes de calcio y vitamina D, según aconsejan los especialistas.

“La osteoporosis se previene en el consultorio de pediatría”, afirma Silvia Seccia, nutricionista del Instituto de Investigaciones Metabólicas (IDIM). “La leche, el yogur o la chocolatada deberían formar parte de cada desayuno y merienda, en casa, en las escuelas. Si uno puede tener buenos hábitos alimenticios desde la infancia es más probable que perduren”, agregó la médica en el marco del mes de la enfermedad (el 20 es el día mundial).

La osteoporosis se caracteriza por la disminución en la densidad y calidad de los huesos, y su peligro radica en el aumento del riesgo de fracturas (principalmente de cadera, antebrazos y vértebras). Las más afectadas son las mujeres que cruzaron la barrera de los 50, pero también las más jóvenes pueden sufrir descalcificación, en particular las embarazadas o las que están amamantando.

Para llegar en óptimas condiciones a esas etapas, lo ideal es adoptar hábitos saludables desde mucho antes. “Hay que enseñarles a los chicos a comer incorporando lácteos, que hagan actividad física y exponiéndolos un rato al sol”, indicó el doctor José Zanchetta, director de la Fundación Internacional de Osteoporosis.

Es que la kriptonita de la osteoporosis son el calcio y la vitamina D, ambas consumidas en cantidades suficientes. Al primero se lo encuentra principalmente en los lácteos (leche, queso, yogures) y a la segunda se la obtiene mediante una leve exposición al sol (cara, brazos y piernas) entre dos y tres veces por semana. “En la niña, la adolescente y la mujer joven, la ingesta adecuada de estos elementos favorece la formación de huesos fuertes, que resistirán mejor durante el período natural de pérdida ósea”, apuntó Zanchetta y añadió que el alcohol y los desórdenes alimenticios como la bulimia y la anorexia son dos elementos nocivos para los huesos.

Los consejos apuntan a revertir la realidad que expresan las estadísticas: en Argentina, más de 9 de cada 10 mujeres de entre 10 a 49 años consumen sólo la tercera parte de los 1.000 miligramos de calcio recomendados por día. Y en América latina, una de cada 3 mayores de 50 padece osteoporosis. En este caso, los hombres salen airosos, ya que la pérdida ósea en ellos es mucho más lenta.

Comments are closed.